•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Aunque Ofilio Castro no tuvo un turno formidable con las bases llenas en la apertura del noveno, su roletazo por el short, sumado al empeño que le puso por llegar quieto a primera base por escogencia, facilitó la carrera del empate de Chinandega en los pies de Osman Marval, dándole vida a los felinos que al final el dieron vuelta a la tortilla, triunfando 2-1, para tomar ventaja de 1-0 en la final de la Liga de Beisbol Profesional Nacional (LBPN).

Para Ofilio que se ha sumado al equipo occidental como refuerzo, mostrando solvencia defensiva la tercera almohadilla, ganar esta noche en Chinandega, sería dar un golpe clave en la final, pues el artillero ve muy complicado que los Gigantes puedan remontar un 2-0 en la serie.  “Los dos son tremendos equipos, el que hizo mejor las cosas ganó. Es importante esta victoria como visitante, porque si ganamos en Chinandega será complicado que Rivas remonte”, dijo Castro a Radio 800, quien alabó la tremenda labor de Marcos Frías, forjador de un juego perfecto durante 6.1 innings. “Frías estuvo estupendo, el relevo hizo su trabajo también”, agregó. 

También habló Jorge Bucardo, quien junto a su hermano Wilber hicieron una dupla fantástica en el relevo. Jorge se agenció el triunfo lanzando 1.2 innings sin carreras. “En los primeros innings no se hicieron las cosas bien, pero después mejoramos. Con mi hermano estoy haciendo una tremenda combinación, este triunfo es clave. En las finales se esperan duelos de pitcheo y así fue el primer desafío, este equipo es guerrillero, logró darle vuelta al partido. Ahora estamos en casa, obligados a ganar”, señaló.

Por su parte, Wilber, salvador del partido, tirando el noveno sin recibir rasguños dijo que “este triunfo es clave, significa demasiado, vamos con todo a Chinandega. Es un orgullo estar lanzando junto a mi hermano, me siento confiado de estar con él en la banca. Frías hizo una tremenda labor, el perfecto se le rompió, pero el beisbol es así”.