•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Casi milagrosamente los Gigantes de Rivas se quitaron la soga del cuello a última hora, borraron una desventaja de 4-2 en el cierre del noveno con sus seguidores buscando las puertas de salida, logrando imponerse 5-4. Sin poder aprovechar colocar a dos hombres circulando en cada uno de tres entradas extras consecutivas, Rivas los volvió a tener en las esquinas en el cierre del inning 13 con Luis Allen al bate, y sin necesidad de hacer conexión, aprovecharon el wild pitch de Rugama, quien sin llegar a enfrentar un bateador, les entregó el botín para sacarlos del hoyo. Manauris Báez, con estupendo relevo durante tres innings y un tercio, fue el vencedor. 

Debe ser terrible sentir como la soga aprieta tu cuello. Peor aún, cuando te sientes desarmado, prácticamente sentenciado, después de haberlo intentado todo por sobrevivir, sin éxito. No, no parecía haber forma que el Rivas evitará el caos perdiendo 4-2 con un out y bases limpias en el cierre del noveno, pero Ramón Flores con un cohete, encendió débiles esperanzas. Estas crecieron con el doble empujador de Frías para el acercamiento 4-3, y provocaron un estallido con el hit de Campbell, borrando la desventaja, proporcionando una transfusión de sangre, que le permitió a los sureños saltar al éxtasis desde el borde del precipicio. Lo que parecía tan poco probable, como ver caer nieve en Chinandega a mediodía, ocurrió. Rivas resurgió, presionó y finalmente ganó. Está con vida y puede convertirse en amenaza.Dennis Phipps llega quieto al home plate anotando la carrera del triunfo de Rivas.

Un inicio agresivo

¡Qué rápido fue golpeada la posibilidad de resurgimiento de los sureños! Los Tigres atacaron a Gustavo Martínez sin darle tiempo de montar en su caballo en el propio inicio del juego. Con dos outs y Walton circulando después de entregar a Ofilio en segunda, hit de Marval y boleto a Smith, llenaron las bases. Montiel entró al cajón de bateo mostrando cierta frialdad ante la llamativa situación, pero estaba concentrado y su hit al jardín derecho, impulsó a Walton y Marval. El derecho Martínez dio la impresión de perder la cabeza, pero no el brazo y dominó a Jesús López. Antes de realizar su primer lanzamiento, Wilton López tomó una saludable ventaja de 2-0, con la preocupación instalándose en las tribunas.

Existía la urgencia de responder lo más pronto posible, lo que era un reto frente al pitcheo de Wilton López, pero los Gigantes lo hicieron en el cierre de ese primer episodio, con triple de Elmer Reyes ayudado por un titubeo defensivo de Smith, y un lamentable error de Jesús López sobre un roletazo lento de Juan Carlos Torres, recortando la diferencia 2-1. Rivas estaba en pie de guerra. El empate, se consiguió en el cierre del cuarto con cierta sencillez: hit de William Vásquez, boleto a Phipps y consecutivos batazos a los bosques de Moisés Flores y Luis Allen, que hicieron avanzar a tercera y al plato, a Vásquez. El público, sin sentirse galvanizado, festejó el equilibrio 2-2.Rivas estaba en pie de guerra.

Oportunidad dorada, malograda

Fugaz alegría. Los Tigres, evidentemente molestos, rugieron en el inicio del quinto. Valle abrió con hit pero fue atrapado intentando robar segunda por un excelente disparo del catcher Torres sin levantarse. Ese out despeja amenaza, no hizo crecer el pitcheo de Martínez quien boleó a Guerra y después de eliminar a Ofilio, soportó infield de Walton. De inmediato perdió la batalla con Marval quien le disparó doble al rincón del jardín derecho, impulsando par de carreras, adelantando 4-2 al Chinandega. La posibilidad de volver a nivelar la pizarra, se le presentó a los Gigantes de inmediato en el fondo de ese quinto episodio cuando con un out, hit de Darrel Campbell y doble de Elmer Reyes, permitió colocar dos corredores sureños en posición anotadora. El suspenso estaba atento, pendiente de lo que podrían hacer Torres y Vásquez, y ambos fallaron elevando al short y al jardín izquierdo. La pesadumbre cubrió al público, aturdido por la inutilidad de su equipo para producir. 

Tigres de Chinandega y Gigantes de Rivas ponen a pistoleros en su tercer juego de la finalLos sureños celebraron el triunfo a lo grande en Rivas.

Todo parecía consumado, cuando los sureños salieron bruscamente del hoyo en el cierre del noveno, se volcaron ofensivamente en forma espectacular, empataron el juego 4-4  milagrosamente, y casi dejan tendidos a los Tigres con la locura danzando en las graderías, mientras las vigas, las columnas, las sillas y las tuercas, saltaban. Hit de Ramón Flores con un out, abrió las puertas para la rebelión. Doble empujador de Frías llevó al plato al desbocado Flores y un error en tiro, extendió a Frías a tercera. Hit de Campbell establece el empate 4-4, anotando Frías y otro cohete de Elmer Reyes, determina la salida de Wilber Bucardo, quien había entrado por su hermano Jorge, con la misión de terminar de apretar tuercas. Falló Torres contra Junior Téllez y después de boleto intencional a Vásquez llenando las bases, falló Phipps. Así que, a comenzar de nuevo en entradas extras. La intriga se alargo hasta el inning 13, cuando Rugama entró por Junior Téllez y entregó el botín con un pitcheo desviado.