•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Después de que el Real Estelí fracasara en el torneo de Apertura 2017-18 de la Liga Primera de futbol, cayendo en semifinales ante el Managua FC, el director técnico de ese club Otoniel Olivas fue objeto de cuestionamientos al no poder trascender después de haber avanzado de forma directa a esas instancias como líder de la etapa regular. En opinión de muchos fanáticos, Olivas debía dejar la dirección técnica del “Tren del Norte”, pero la institución no consideró lo mismo y decidió mantenerlo como timonel.

Por lo menos durante el venidero torneo de Clausura, ya que este miércoles el conjunto norteño informó a través de un comunicado que Olivas y la junta directiva del Real Estelí llegaron a un acuerdo de recesión de contrato, por lo que una vez que finalice el Clausura los rojiblancos tendrán que anunciar a un nuevo entrenador para el Apertura 2018-19. Por ende, Olivas tendrá desde ahora el reto de hacer campeón al “Tren del Norte”, para despedirse de la mejor manera posible.

Y no es que Olivas saldrá del club de forma inadvertida, todo lo contrario. Al frente de esa institución, considerada como la mejor franquicia de futbol de Nicaragua desde cualquier ángulo, Otoniel cosechó grandes éxitos como jugador y como técnico. Desempeñando el rol de estratega, desde el 2002, ha ganado 21 títulos de torneos cortos, divididos en ocho aperturas y trece Clausuras. Ha llevado a los norteños a seis ediciones de la Liga de Campeones de la Concacaf y el año pasado a la primera edición de la Liga Concacaf.

De hecho, la desvinculación de Olivas podría responder a los malos resultados del equipo en los torneos antes mencionados. En los eventos internacionales, el Real Estelí tiene números endebles: 32 derrotas, 12 empates y un triunfo, el cual consiguió ante el CD Águila de El Salvador, en octavos de final de la naciente Liga Concacaf, pero fueron eliminados en esa instancia en la tanda de penales. El no trascender en ese tipo de justas pudo ser el motivo de mayor peso para que la directiva esteliana y el técnico Olivas pusieran fin a su relación laboral. Esto se veía venir.La desvinculación de Olivas podría responder a los malos resultados del equipo en los torneos antes mencionados.

¿Quién después de Olivas?

Sabido que Olivas soltará las riendas del equipo esteliano, salta una duda: ¿Quién lo sustituirá? Como es lógico, el equipo no despejará esa interrogante sino hasta que Olivas abandone el banquillo, sin embargo, no es nuevo que hay algunos candidatos que se perfilan para ocupar el puesto. Tal es el caso de Sergio Iván Rodríguez, otrora jugador del “Tren del Norte” y actual asistente técnico del equipo, calificado para desempeñar ese cargo al disponer de suficiente conocimiento de los jugadores y de la filosofía que estos manejan. 

El “Pando”, como le apodan a Rodríguez, trabajó en el equipo dirigiendo a la filial y haciéndolo campeón, se ha capacitado a nivel internacional para consolidar sus conocimientos técnicos y es a todas luces un serio aspirante a relegar a Olivas en la dirección técnica. 

Otro posible candidato es el brasileño Flavio Da Silva, actual entrenador del Club Deportivo Walter Ferretti, quien con menos recursos respecto al “Tren del Norte”, ha llevado al equipo rojinegro a conquistar dos títulos de Apertura y un Campeonato Nacional. Además, en Liga Concacaf, Da Silva hizo trascender al equipo capitalino ganando par de partidos, empatando otro y cayendo en uno, con el que finalmente quedaron eliminados en cuartos de final ante el CD Plaza Amador de Panamá.

Entre los técnicos que dirigen en Nicaragua, Da Silva es quien se perfila como el mejor candidato, pues desde su paso por el Chinandega FC, los Caciques del Diriangén y durante su estancia en Ferretti, ha mantenido un estándar de calidad elevado, dejando marcas de su filosofía de juego, sin ser monótono, dispuesto a realizar ajustes según el rival que enfrente. 

Pero si la idea de los estelianos es llevar al club a un entrenador foráneo, pero que conozca la historia de la institución y pueda vincularse fácilmente, podrían fijarse en el chileno radicado en Guatemala, Henry Barrientos, quien militó en el conjunto rojiblanco en la temporada 1991-92, jugando como centrocampista defensivo, coincidiendo justamente con Otoniel Olivas, quien se desempeñaba como defensa. 

Desde mediados de los noventa, Barrientos comenzó su carrera como entrenador e hizo su debut con el Usumatlan de la Segunda División de Guatemala. Años más tarde, escaló peldaños y dirigió en clubes de Primera División, cumpliendo destacadas actuaciones. Todo lo anterior son solo hipótesis de algo que está en manos de la directiva esteliana y que por supuesto tendrá unos cuatro meses para contratar al reemplazo de Otoniel Olivas.