•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El tirador leonés Fidencio Flores, refuerzo de los Tigres de Chinandega, y el dominicano José Rosario, pistolero de los Gigantes de Rivas, serán los encargados de abrir el cuarto duelo de la serie final de la Liga de Beisbol Profesional Nacional 2017-2018, que se realizará esta noche (6:00 P.M.) en el estadio Efraín Tijerino Mazariego, la casa de los actuales campeones.

Fidencio, considerado uno de los mejores brazos a nivel nacional, llega al desafío con la misión de silenciar a la ofensiva sureña y guiar a su equipo a una victoria que le permita colocarse a solo un triunfo de coronarse por segunda temporada consecutiva.

El equipo rivense llegó a la serie final con la etiqueta de favorito. Foto: Alejandro Sánchez/END

Por su parte, Rosario subirá a la loma de los infartos con el objetivo de forjar una presentación de excelentes números y contribuir así a que su novena consiga igualar la serie a dos triunfos por bando.

Durante la temporada regular, Fidencio Flores militó con los Indios del Bóer, equipo con el que participó en nueve desafíos, cuatro como abridor y cinco como relevista.

En dicho recorrido construyó un récord de dos victorias y dos derrotas, con una efectividad de 2.73.

En 26.1 episodios permitió ocho carreras limpias y ponchó a 18 adversarios, sin embargo, una lesión en el brazo de lanzar le impidió tener más actuaciones en la campaña regular.

Su última presentación fue en la serie semifinal entre Indios y Tigres, forjando una labor de 6.0 innings de tres carreras, dos de ellas limpias.

Por su lado, José Rosario tuvo balance de 0-1 en tres aperturas con Rivas en la temporada regular, dejando su promedio en carreras limpias permitidas en 5.40.

En 15 episodios completos admitió nueve anotaciones limpias y fusiló por la vía de los strikes a nueve rivales.

Los Gigantes confían en su experiencia para obtener la victoria esta noche.

Rivas ganó una batalla que ayer se extendió a 13 episodios. Foto: Alejandro Sánchez/END

Así va la serie

El equipo rivense llegó a la serie final con la etiqueta de favorito, sin embargo, los Tigres, reforzados en gran manera, ganaron los dos primeros desafíos 2-1 y 6-1, dándole vuelta a los pronósticos.

Superados en todos los aspectos, los sureños llegaron al tercer encuentro con la encomienda de ganar para no quedar más a la orilla del abismo, y lo hicieron ganando con marcador de 5-4 una batalla que ayer se extendió a 13 episodios.

Hoy buscarán igualar la serie, pero no les será fácil, pues Chinandega, que ha lucido mejor en todos los aspectos del juego, tiene otros planes: ponerse a un triunfo del campeonato.