•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Entre el júbilo de los peloteros en el estadio Efraín Tijerino Mazariego, tras la victoria de los Tigres de Chinandega con pizarra de 9-5 sobre los Gigantes de Rivas en el cuarto juego de la serie final, se levantaba la figura firme de Lenín Picota, el mánager de los felinos, con cierto aire de orgullo por el triunfo conseguido y con gran optimismo ante el reto que representa el juego de hoy, en el que los actuales campeones buscarán dar a su adversario “la estocada final”, según dijo el mismo Picota.

“El de hoy (ayer) es un triunfo significativo y de gran trascendencia para conseguir nuestro objetivo, pero como equipo debemos entender que todavía nos falta una victoria y que no debemos confiarnos, pues nuestro rival es muy competitivo. Hay que ganar mañana (hoy), tenemos que dar a nuestro adversario la estocada final”, manifestó el timonel en entrevista con Octavio Sevilla, de Canal 13, a la vez que anunciaba a Marcos Frías, su líder de rotación, como el encargado para encarar el reto de acabar con los Gigantes. Ha sido el juego de inicio más agitado.

“Sabíamos que este sería un partido difícil, pero gracias a Dios pudimos resolverlo. Fue clave que explotáramos temprano a José Rosario y que nuestro bullpen hiciera el trabajo con eficiencia”, comentó Picota, quien busca coronarse por segunda temporada consecutiva en la Liga Profesional. 

“Sabía que esa bola viajaría lejos”

El partido entre Gigantes y Tigres estaba muy disputado hasta que en el sexto episodio apareció Yosmany Guerra y conectó un jonrón con las bases llenas, que dio una ventaja definitiva a los occidentales. “Gracias a Dios pude conectar el batazo en el momento importante”, comentó Guerra, añadiendo que “sabía que esa bola viajaría lejos, pues uno como pelotero sabe lo tanto que puede viajar una pelota, según el contacto que logró hacer”. 

Sobre su cambio de posición en la alineación, en la que pasó de primer bate a séptimo, Guerra señaló que “como primer bate no me sentía cómodo y estaba consciente que como séptimo conseguiría turnos de mayor calidad y fue lo que pasó”.