•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cómo se escuchan los rugidos desde la cima de la montaña cuando logras escalarla superando todas las dificultades. Ahí están los Tigres limpiando sus garras y sus colmillos, mientras las gotas de sangre de los Gigantes, dejan huellas que muestran su frustración. El favoritismo previo de los sureños, saltó convertido en astillas en esta serie. Incluso en su única victoria, no se vieron superiores al rival que los doblegó después de desarmarlos. La impresión que provocó Rivas en el juego para decidir quién quedaba sembrado como líder, ganando en forma rotunda, resultó falsa. Lo visto en la final que no pudo extenderse más allá de los cinco juegos, no admite la menor discusión. Se impuso el equipo que mejor funcionó, de la cabeza a los pies, al revés y al derecho. Su conquista, es merecida.

Tigres de Chinandega, campeones del beisbol profesional en Nicaragua

Así comenzó

Como en Chinandega, los Gigantes se adelantaron 1-0 en el propio arranque de juego contra el derecho Marcos Frías, quien los mantuvo atornillados con un pitcheo perfecto a lo largo de seis entradas en el primer juego. Doblete de Elmer Reyes con dos outs y cañonazo inmediato de Juan Carlos Torres, fabricaron la pequeña ventaja. Los Tigres no perdieron tiempo en responder rugiendo y lanzando un zarpazo equilibrador en el inicio del segundo. Con dos outs después del intento de robo frustrado, de Osman Marval, el antesalista sureño Darrel Campbell no solo dejó con vida a Edgar Montiel al tirar muy alto a primera base, sino que le facilitó posición anotadora. Un batazo rasante y candente por primera base de Leonardo Ortiz, fildeado brillantemente por Moisés Flores, pero con pérdida de contacto del pícher Viola con el cojín, al asistir en busca del out silenciador, abrió espacio y proporcionó tiempo para que Montiel anotara la carrera del empate 1-1. El costo de un error que debió ser el tercer out.Los Tigres no perdieron tiempo en responder rugiendo y lanzando un zarpazo equilibrador en el inicio del segundo.

El rancho siguió ardiendo con el doble abridor disparado por Dennis Phipps en el cierre del segundo episodio. Frías pareció congelar la amenaza ponchando consecutivamente a Moisés Flores y Luis Allen, pero la agresividad de ese incansable agitador que es Ramón Flores, volvió a funcionar con un doblete impulsador, volviendo a colocar al Rivas en ventaja 2-1. La diferencia se estiró 3-1 con el tercer batazo de dos bases en el turno, disparado por Vladimir Frías. Los Tigres pararon de sufrir al fallar Campbell, y en el inicio del tercer episodio, se acercaron 3-2 por boleto a Norlando Valle y largo doble de Jesús López al bosque central, antes de la atrapada realizada por Elmer Reyes en segunda sacando un out de 24 quilates, y la jugada en el plato, cortando las alas de López, quien pretendió anotar con roletazo de Marval hacia Campbell jugando adentro. 

Un giro siniestro

Con mucha caña que moler, los Tigres equilibraron 3-3 en la parte alta del quinto. Doble de Norlando Valle, el sexto del juego, provocó un error de Ramón Flores en el jardín central que le permitió extenderse a tercera base. Desde esa posición anotadora, fue hacia el plato por una pelota escapada al catcher Luis Allen. El zurdo Viola pareció haber recuperado la calma sacando dos outs, sin embargo, hit de Marval y boleto a Smith, colocaron su brazo en la lista de sospechas, y aunque logró el tercer out, cuando boleó a Guerra como primer bateador del sexto, el mánager Toruño agotó su tolerancia y llamó a José Villegas. De pronto, el caos. Machucón de Marvin Martínez después del sacrificio de Ortiz, provocó un mal tiro de Campbell y anotó Guerra adelantando a los Tigres 4-3. Hit impulsador de Valle, error de Vásquez en fildeo, boleto a López y lento roletazo productor de Walton, establecieron una diferencia de tres carreras, 6-3, que la fanaticada sureña consideró siniestra.La estocada de Campbell empujó par de carreras y apretó las cifras 6-5 siempre a favor de los Tigres.

Rivas no tiró la toalla. El abridor Frías fue retirado por admitir hit de Allen con un out en el cierre del séptimo, y con Junior Téllez en la colina, un error de Guerra sobre un roletazo que parecía apto para doble play, y boleto a Frías, cargaron las bases. La estocada de Campbell empujó par de carreras y apretó las cifras 6-5 siempre a favor de los Tigres, que en el octavo, agregaron dos por un error, precisamente de Campbell con las bases llenas, y se distanciaron 8-5, volviendo a acariciar su cuarta corona. Por los Tigres, cerró Raúl Ruiz. Al amanecer de hoy, todavía flotaba sobre Rivas el eco de los aullidos que produjo cada error de una defensiva agujereada. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus