•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Sheyla Flores, zaguera de la selección de futbol femenina sub-20 de Nicaragua, apuesta a que haya mayor trabajo colectivo en la creación de jugadas ofensivas en el desafío ante México, para exhibir un futbol más vistoso que en su debut ante Estados Unidos en el Premundial de la categoría, que se disputa en Trinidad y Tobago, y que ofrece tres boletos al Mundial de Francia, de agosto próximo.

Después de ver cómo el equipo de “las barras y las estrellas” las arrinconaron durante casi todo el partido, infringiéndoles una derrota por 2-0, que pudo ser más abultada, la mayor de las hermanas Flores ambientó en entrevista para Concacaf, que “falta mejorar, jugar más en equipo y evitar distracciones”, que a su juicio fueron clave para que las estadounidenses tomaran ventaja.Sheyla Flores, zaguera pinolera.

Contra la selección azteca, la tropa que dirige Elna Dixon, tendrá un desafío no menos complejo que ante EE. UU., si se toma en cuenta el contraste que hubo en la presentación de ambas. Las mexicanas no solo fueron ampliamente superiores ante Jamaica, sino que concretaron sus ocasiones de gol y le endosaron a su rival un revés por 4-0, con lo que llegarán al duelo ante las nicas como líderes del grupo B.

Si las nicaragüenses se las ingeniaron para poner resistencia a las pentacampeonas del Premundial sub-20, las aztecas dieron una lección de cómo romper un esquema defensivo, a base de un futbol frontal, muy físico y de pases rápidos y precisos. La azul y blanco se topará con un grupo, cuyas jugadoras se han formado en clubes como las Águilas del América, Chivas del Guadalajara, Pumas, Cruz Azul y otros clubes de categoría.

Por todo lo anterior, pese que la capitana del equipo pinolero espera que sus compañeras puedan ser más versátiles en proyecciones ofensivas, los riesgos que implica ejecutar ese futbol, son mayúsculos. Es un hecho que la selección azteca, junto a la de Estados Unidos, son consideradas favoritas para repartirse los dos primeros lugares del Grupo B, por lo que las nicas deben estar conscientes que incluso perdiendo pueden dejar buenas sensaciones, como ocurrió en su debut.

Gilday debe “aparecer”

Es importante reconocer que el desempeño de Jaclyn Gilday durante las eliminatorias de la Uncaf para clasificar al Premundial sub-20, fue destacable. En aquel torneo, la joven mediocampista hizo alarde de buen dominio del esférico, de excelente visión para repartirlo a sus compañeras y de temple para guardarlo cuando era necesario y soltarlo en el momento oportuno. Pero no fue así ante EE. U.U., y pasó inadvertida.

Lo mejor que podría pasarle al equipo nicaragüense es que Gilday recupere el protagonismo, pues ya demostró que dispone de los recursos técnicos necesarios para hacerse sentir desde su posición. La conexión entre Gilday, Alis Cruz y Katherine Pereira en su mejor forma, puede ser el revulsivo que necesita la azul y blanco para tener un mejor funcionamiento, el que espera Sheyla, posiblemente la jugadora en mejor forma del grupo, oportuna en la defensa.

No por casualidad Sheyla lidera la zaga pinolera, aun cuando en el terruño es una de las mejores delanteras en la actualidad, sino la mejor; mientras su hermana  Yessenia Flores se desenvuelve en el ataque. ¿Se pueden imaginar a las Flores haciendo dupla en la ofensiva? Seguramente Elna Dixon desearía juntarlas, pero está clara que debe administrar sus fichas de tal forma que haya un balance.

Después de enfrentar a México esta tarde (3:00 p.m.), la selección de Nicaragua se medirá a Jamaica, el próximo martes, en el último partido de la fase de grupos.