•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Real Madrid vertiginoso, exuberante y destructivo que provoca pánico y el Barcelona iluminado, con un segundo tiempo abrumador, capaz de hacer trizas al adversario, consiguieron escalofriantes goleadas por 7-1 y 5-0 sobre el Deportivo la Coruña y el Betis, mientras el sublíder Atlético con Simeone tomando riesgos con exagerada confianza, igualaba 1-1 con el Girona viendo desaparecer dos puntos valiosos, y el tercer lugar, el Valencia, caía ante Las Palmas 2-1. Esa combinación de resultados, facilitaba la mayor conveniencia al equipo azulgrana, que amaneció con 11 puntos de ventaja respecto al Atlético, 14 sobre el Valencia, y distanciado 19 del Real Madrid, que tiene un juego pendiente, así que la diferencia real podría ser de 16 puntos, una enormidad aún faltando 18 jornadas.

El desborde del Real Madrid después del primer gol de Nacho en el minuto 31, con el agregado del primero de Bale en el 41, proporcionó al equipo de Zidane, la confianza y la pujanza requeridas para destrozar al voluntarioso Deportivo La Coruña, con una arremetida de siete. Con Benzema, Bale y Cristiano en la línea de fuego, y Modric manejando los hilos del medio campo, el Real Madrid volvió a ser el equipo a ratos arrollador, que derriba murallas y muestra aliento de dragón. La producción fue impresionante: dos goles de Nacho abriendo y cerrando el 7-0, dos de Cristiano a los 77 y el 83, dos de Bale en los minutos 41 y 57, y el de Modric, merecido, en el 67, sellaron la paliza desproporcionada, y con la aproximación del enfrentamiento con el Paris Saint German en la Champions, la mejor noticia en la casa blanca del futbol.

Messi fabrica  la luaz

En el estadio de Villamarín, casa del Betis, el Barcelona, salió en el segundo tiempo lo necesariamente recargado, chispeante, desequilibrante y mortífero, jefeado por la creatividad y múltiples recursos del fantasmal Lionel Messi, quebrando el 0-0 y volcándose con esa sutileza mal intencionada que le permite cierres de juego de ribetes espectaculares, como el de ayer, marcando cinco goles, aferrándose a su invicto, y asegurando la firmeza de su liderato con 54 puntos, 57 goles marcados en 20 juegos y solo 9 perforaciones en contra...No hay manera de aburrirse viendo a Messi fabricar magia. Da la impresión de ser un Chris Angel en la cancha, incontrolable e imprevisible. La resistencia del Betis, manejando el balón y dándole forma a posibilidades, se extendió hasta el minuto 58 cuando Rakitic entrando por la izquierda, marcó el primer gol.

Lo que vino después fue un oleaje. Messi a los 63 culminando un preciso maniobras, aumentó 2-0; Luis Suárez activando su gatillo por octavo partido consecutivo, estableció el 3-0; Messi en una gestión individual tan llamativa que obligó a las tribunas del Villamarín a ovacionarlo, estiró la ventaja 4-0 en el minuto 79, y Luis Suárez en el 89, recibiendo de Messi, selló el 5-0. Estupendo el segundo tiempo azulgrana, con esa paciencia que está caracterizando al equipo de Valverde, para doblarle la cintura a los rivales, cuando los huesos comienzan a sudar por el desgaste. El Barsa sigue como líder invicto, y no da muestras de flaquear. Podría ser más efectivo ofensivamente cuando se integre Coutinho y regrese Dembélé.