•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La selección femenina de goalball de Nicaragua continúa sin conocer la derrota en los II Juegos Paracentroamericanos Managua 2018. En la segunda jornada de esta disciplina deportiva, las pinoleras noquearon 11-1 al equipo de El Salvador y a segunda hora se impusieron con ajustado marcador de 5-4 a sus rivales de Guatemala, consolidándose como candidatas para conseguir la medalla de oro, con lo que superarían su actuación del 2013 en Costa Rica, donde se obtuvo el tercer lugar.

Las nicas volverán a la acción la tarde de hoy (3:00 p.m.) para medirse a la selección de Panamá. Por su parte, el combinado masculino tendrá una doble jornada, primero contra Guatemala y luego ante  Honduras.

Vanessa Benavides se destaca

De entre las seleccionadas de goalball de Nicaragua, sobresale Vanessa Benavides, una atleta que de sus 25 años de vida ha dedicado los últimos 15 a la práctica de esta disciplina deportiva.  “Es una jugadora distinta a las otras, su potencial es muy grande, es entregada y tiene un gran dominio del juego. Ella es una de las piezas fundamentales de esta selección, pues su aporte es significativo tanto a la defensiva como a la hora de marcar goles, y eso se debe en gran medida a que se entrena al máximo y siempre está dispuesta a mejorar”, comentó Fonseca, el entrenador de la selección pinolera. 

“Yo solamente confío en mi talento y procuro dar lo mejor de mí en cada partido”, dijo Vanessa tras convertirse en la figura del triunfo de Nicaragua sobre el combinado de El Salvador en la jornada de ayer. “Practico este deporte desde los diez años y lo considero una parte fundamental de mi vida”, comentó la atleta, quien pese a su discapacidad visual no ha dejado de esforzarse por sus sueños, prueba de ello es que actualmente cursa el tercer año de la licenciatura en educación física, uno de sus más grandes objetivos de vida. 

De acuerdo con Vanessa, el éxito de Nicaragua en el goalball de la segunda edición de los Juegos Paracentroamericanos se debe a “los tres meses de intensa preparación, a la unidad del equipo y al trabajo estratégico del entrenador”.