•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Real Madrid sufrió el miércoles un 'pepinazo' en cuartos de la Copa del Rey, dejando un panorama sombrío para los blancos y su técnico Zinedine Zidane a los que sólo les queda aferrarse a la 'Champions' como tabla de salvación de la temporada.

"Esto es un fracaso para mí", aseguraba sin ambages Zidane el miércoles al perder 2-1 en el Santiago Bernabéu y quedar eliminado de la Copa del Rey ante un Leganés, que todavía no ha cumplido dos temporadas en Primera División, desde que ascendiera por primera vez en 2016.La ambición del equipo 'pepinero' ante un Real Madrid plagado de suplentes dejó en evidencia, según el diario Marca, a un equipo "deslabazado, sin jerarquía en el centro del campo ni tesón en punta con el deprimido Benzema al frente de un batallón sin munición".

Los blancos, que llegaban al partido con la ventaja del 1-0 de la ida, dejaron escapar así su segundo título de la temporada, después que hayan prácticamente dicho adiós a la Liga, a cuyo líder, el Barcelona, miran desde los 19 puntos que los separan.

Problema mental

"Esto sí ha sido un serio contratiempo para Zidane, porque pone en evidencia el mal del grupo, el desánimo colectivo", escribió el director del diario AS en su columna.

"No creo que sea un problema físico. La mente es mucho más poderosa y, en el cómputo general, pondría por delante el tema anímico y mental por delante del físico", decía Sergio Ramos tras el encuentro.Cuando parecía que el Real Madrid había vuelto a encontrar una dinámica positiva tras encadenar dos victorias consecutivas, este traspiés echa un jarro de agua fría sobre el colectivo 'merengue', que salió silbado de su estadio.

"La debacle, que retrata a la plantilla y a Zidane y su manera de afrontar esta competición que ya era prioritaria, fue una tragedia que deja al Madrid en una situación angustiosa, casi crítica. Toda la temporada a una carta en la Champions", afirmó Marca.

"Son momentos duros en los que hay que estar juntos para no tirar el resto de la temporada. Debemos trabajar y centrarnos en la única carta que nos queda: la Champions League", afirmó Sergio Ramos.

Zidane se la juega

La eliminatoria de octavos de final contra el París SG el 14 de febrero y el 6 de marzo se perfila como una apuesta a todo a nada para el equipo y su técnico.

"Claro, está clarísimo", contestaba el miércoles Zidane a la pregunta de si sentía que podría peligrar su puesto, pese a haber renovado recientemente hasta 2020, si no hay un resultado positivo en esa eliminatoria europea.El Real Madrid eliminado de la Copa del Rey por el Leganés./AFPEl técnico francés no dudó en hacerse responsable de la debacle del miércoles, exculpando a sus jugadores.

Tras dos Ligas de Campeones consecutivas, la tercera se perfila como la tabla de salvación de un equipo y un entrenador que parecen no ver el final del túnel.

Pese a que la evolución no invita al optimismo tampoco se puede olvidar que el Real Madrid suele crecerse en la competición continental.

"Renacer del desastre forma parte de su religión", advierte este miércoles Rafa Cabeleira en el diario El País y el exjugador Pedja Mijatovic recordaba como el Real Madrid ganó su séptima Copa de Europa en 1998 en otro año nefasto en Liga y Copa del Rey, donde fue eliminado en octavos de final.El Real Madrid sigue con su horrorosa temporada y este miércoles quedó eliminado en los cuartos de final de la Copa del Rey tras perder en su cancha contra el modesto Leganés por 2-1./AFP"Estábamos muy presionados, porque aquel año en el campeonato nacional hicimos el ridículo, acabamos el campeonato cuartos si no me equivoco, que para el Real Madrid siempre es un fracaso", dijo Mijatovic en una entrevista con la AFP el pasado año.

Esa presión la vuelve a sentir el Real Madrid, sólo queda ver si será capaz de volver a superarla en veinte días.