•   España  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Valencia recibirá en Mestalla en un duelo por la tercera plaza de la Liga a un Real Madrid deprimido tras ser eliminado por el Leganés en la Copa del Rey, en la que el equipo de Marcelino García sí que ha accedido a semifinales pese a mostrar muchas dudas en los últimos partidos. Por ello, los “Murciélagos” se frotan las manos, con la esperanza de extender la mala racha de los “Blancos”, que parece no tener fin. 

El Valencia llega a la cita tercero con 45 puntos, cinco más que el conjunto de Zinedine Zidane, que ha disputado un partido menos. Un triunfo de los locales les reforzaría en su actual posición y blindaría su ventaja. En cambio, de llevarse los tres puntos el Real Madrid, pasaría a depender ya de sí mismo para arrebatarle la tercera plaza de la clasificación.

Apenas quedan entradas en las taquillas, por lo que se intuye que Mestalla rozará el lleno para ver un duelo que en sus últimas tres ediciones se ha resuelto con dos triunfos locales y un empate. A la cita llega el Valencia tras sellar su pase a las semifinales de Copa del Rey, pero viene de perder en Liga en el estadio del colista, la UD Las Palmas, pese a adelantarse en el marcador.

Allí, los centrales Rubén Vezo y Gabriel Paulista fueron expulsados, aunque además este último se lesionó en el campo del Alavés el miércoles en el choque de vuelta de los cuartos de final de la Copa, por lo que tampoco podría haber disputado el partido. Las bajas de ambos, salvo que el TAD le dé la cautelar a Vezo, y del colombiano Jeyson Murillo dejan al Valencia con Ezequiel Garay como único central puro, por lo que se verá obligado a reconvertir a algún jugador.

El mediocentro francés Francis Coquelín, su último fichaje, será el elegido según ha confirmado este viernes el propio entrenador del Valencia ante los medios. Más allá de los relevos obligados, falta por ver si el entrenador asturiano, dado que la próxima semana deberá afrontar la ida de las semifinales de Copa, mantiene las rotaciones de las últimas semanas y que en la delantera le han llevado a juntar de salida a Rodrigo y a Santi Mina en la Liga y a Vietto y a Zaza en la Copa.

En momentos de apuro

Mientras, el Real Madrid llega a Mestalla en los momentos más duros de la ‘era Zidane’, sin opciones de pelear por el título de Liga a 19 puntos del Barcelona y tras ser eliminado por el Leganés de la Copa del Rey, tras vencer la ida en Butarque y verse remontado en el Santiago Bernabéu. Un hecho sin precedentes en Copa y que solo había logrado el Odense en 1994 en la Copa de la UEFA.

La paciencia de la afición madridista se acabó en una temporada repleta de despropósitos. El equipo de Zidane pasó de dominar España (con la conquista de la Liga y la Supercopa), Europa (con la Liga de Campeones y Supercopa de Europa) y el mundo (Mundial de Clubes), a un derrumbe inesperado que le ha hecho quedar en el mes de febrero jugándose todo a una carta en la Liga de Campeones en una eliminatoria fratricida contra el PSG.

Para llegar en buen estado anímico a esa cita decisiva, el Real Madrid debe levantar el vuelo en LaLiga Santander. Mestalla es un buen escenario para recuperar parte de la confianza perdida y lo buscará Zinedine Zidane recuperando como titular nueve meses después a la BBC.