•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El equipo panameño Bravos de Urracán se vio bien manso frente al pitcheo del zurdo Raúl Ruiz, mientras su pitcheo era bombardeado con los jonrones de Leonardo Ortiz, Jamar Walton y Elmer Reyes, en la victoria de los Tigres de Chinandega por 6-4. La resistencia de los Bravos, que sorprendieron adelantándose por breve tiempo 2-0 mientras se terminaba de levantar el telón, se terminó en el tercer inning. No volvieron a dar señal de vida frente a Ruiz. Incluso su amenaza en el séptimo resultó fugaz al ser desvanecida por un doble play. Sin embargo, un error de Jesús López en el octavo alteró al relevista Jorge Bucardo, quien permitió las últimas dos carreras de los canaleros empujadas por roletazos.

El zurdo Ruiz fue golpeado en frío en el inicio del juego, mientras el poco público se acomodaba en las butacas. Golpe al primer bate Raidel Chacón y jonrón extra-largo de Ibrahim McKenzie después de un out, adelantó al equipo panameño Bravos de Urracán 2-0. Picota solo cruzó los brazos y se acomodó la gorra. “Ni modo, esto apenas comienza” debe haber pensado. Y en el cierre, el rápido recorte de extraña manera.

El abridor canalero Leonardo Vargas boleó a Norlando Valle, quien fue a segunda por mal viraje, se extendió a tercera por un wild y llegó al plato trotando por un balk. Con la pizarra 2-1, el triple de Elmer Reyes sin out, nos permitió considerar que el empate estaba escrito. No fue así. Vargas fue reemplazado por el zurdo José Escalona quien entregó boleto a Walton, pero Reyes fue out en el plato cuando Escalona atrapó a Walton con un viraje y su intento de asalto fue sujetado con un buen tiro y jugada cerrada. El posible 2-2 se malogró.

Fuerte cañoneo

Por poco tiempo, porque en el cierre del segundo, el joven receptor Leonardo Ortiz continuó su crecimiento como amenaza en el cajón de bateo, disparando jonrón encima de la pared del jardín izquierdo, borrando la desventaja y estableciendo el 2-2. En su siguiente turno, correspondiente al tercer inning, Chinandega tomó las riendas del partido 4-2 con cohetes impulsadores de Yosmani Guerra y Leonardo Ortiz contra el pitcheo descifrable de Escalona, y en el cuarto, cuando con dos outs y bases limpias, todo parecía indicar que los Tigres quedarían sin rugir, Jamar Walton hizo descender una pelota en las graderías del sector derecho, ampliando 5-2 la diferencia. Finalmente, en el cierre del quinto, el primer cero al equipo pinolero pese al inmenso doble de Edgar Montiel con un out. Fue útil en la confección de ese cero la excelente atrapada realizada por Acevedo en el right fielder decapitando, lo que parecía un extrabases de Yosmany Guerra.

Mientras los Tigres se alejaban, el zurdo Ruiz ejercía un gran dominio retirando a 10 consecutivos antes de bolear a Juan Díaz como primer bateador del sexto episodio, pero apretó más las tuercas ponchando a tres inmovilizando a Díaz en primera. El jonrón de Elmer Reyes en el sexto, estiró la diferencia 6-2 fortaleciendo la confianza de Ruiz, quien se aproximaba al punto de desgaste observado por Picota. Los dos imparables panameños en el séptimo contra el zurdo, obligaron al manager a utilizar al relevista Jorge Bucardo en el octavo. El error del short López, seguido del hit de Díaz y el boleto al emergente Wilkin Pérez, llenaron las bases, y dos roletazos empujaron las carreras 3 y 4 de los Bravos, no propiamente un certificado de resurgimiento, sellando el 6-4. Fue el segundo triunfo de los Tigres que hoy enfrentan a Curazao, posiblemente con Wilton López en la colina.