•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En su primera aparición en las boletas para el Salón de la Fama de Cooperstown, Dennis Martínez, el latino más ganador de todos los tiempos en Grandes Ligas con 245 triunfos, no recibió el 5% de votos requeridos para ser considerado en siguientes elecciones, lo cual descartó su ingreso al palacio de los inmortales por esta vía. Sin embargo, el también forjador de una efectividad de 3.70 en 23 temporadas, aún considera que podría ingresar al aposento de los sempiternos por medio del Comité de Veteranos, así lo expresó durante el acto en el que develaron una estatua en su honor en el parque Los Maribios, un circuito turístico situado frente a las Ruinas de León Viejo. 

En esta entrevista, el ganador de 100 juegos en cada Liga (Americana y Nacional), argumenta por qué piensa que sí podría entrar al Salón de la Fama, manifiesta que no fue justo el hecho de haber quedado fuera desde su primera presencia en las boletas y asegura que no le incomoda el que Bartolo Colón rompa su récord de más victorias para un latino en Las Mayores.

¿Dennis Martínez aún cree en la posibilidad de obtener tal distinción por medio del Comité de Veteranos?

Creo que sí podría ingresar al Salón de la Fama por medio de esa vía, pero dependerá mucho de cómo valoren mis estadísticas. Recientemente el Comité de Veteranos escogió a Jack Morris, un pícher al que yo supero en  efectividad, en episodios lanzados y en más tiempo jugado en Grandes Ligas. Esto me hace pensar que sí tengo chance de algún día ser parte del salón de los inmortales del beisbol, por lo que permaneceré a la expectativa de cuando mi nombre aparezca como una posibilidad para ser electo.

¿Considera usted que en su carrera de 23 años en el mejor beisbol del mundo logró establecer cifras que lo hagan digno de estar en el Salón de la Fama?

Siempre he pensado que hay registros de mi carrera que bien podrían valorarse para considerarme un miembro del Salón de la Fama, pero reconozco también que me hicieron falta logros que son muy importantes a la hora de evaluar a un lanzador para hacerlo miembro de Cooperstown. Por ejemplo, nunca gané veinte juegos y tampoco pude obtener un premio Cy Young. 

Desafortunadamente, la mejor época de mi carrera la pasé con los Expos de Montreal, un equipo de bajo rendimiento y en el que no gozaba de mucha exposición. Si Dennis Martínez hubiera lanzado con equipos como los Yanquis de Nueva York o los Medias Rojas de Boston, otro gallo le hubiera cantado, pues el estar en equipos competitivos te permite construir mejores registros y tener un mayor nivel de promoción. Quizá estas carencias me impiden tener mayores argumentos para decir que sí merezco estar en el Salón de la Fama, aunque no dudo que mis números son respetados. 

¿Fue justo para usted que en su primera aparición en las boletas no recibiera el 5% de votos necesarios para seguir siendo opción en elecciones posteriores?

Yo siempre he estado consciente que no tenía los méritos para ser electo al Salón de la Fama en la primera oportunidad, eso siempre lo he tenido claro, pero sí creo que merecía al menos recibir el 5% de los votos y así seguir apareciendo en las boletas. 

¿Cómo está viviendo estos tiempos en los que el dominicano Bartolo Colón ha permanecido en constante amenaza de su récord de más victorias para un latino? Se dice que los Mets valoran contratarlo por un año.

En realidad esa no es una preocupación para mí, pues siempre he creído que los récords se hicieron para romperlos. Considero que todo ser humano tiene el derecho de mostrar sus habilidades hasta donde más pueda. A mí me pasó algo similar a lo de Bartolo, yo ya me había retirado cuando se me presentó la oportunidad de seguir jugando y tumbar a Juan Marichal. Ahora es su turno y, si lo hace, qué bueno por él.  

Una estatua en su honor

En el parque Los Maribios, un escenario turístico en el que la historia, la cultura y la naturaleza convergen de forma extraordinaria, fue develada una estatua de dos metros de altura con la figura de Dennis Martínez. El monumento retrata al “Presidente”, como le apodaran en Las Mayores, haciendo uno de los lanzamientos del juego perfecto que logró el 28 de julio de 1991 ante los Dodgers de Los Ángeles.

“Para nosotros es un orgullo levantar una estatua en honor a un legendario deportista como Dennis Martínez. Este es un reconocimiento a su carrera como lanzador de Grandes Ligas y a su personalidad siempre humilde”, dijo durante un emotivo discurso el ingeniero Enrique Zamora Llanes, propietario del parque Los Maribios, situado frente a las Ruinas de León Viejo.

“Estoy muy agradecido con todos los protagonistas de este reconocimiento. Sinceramente no me esperaba una sorpresa como esta”, expresó un emocionado Dennis Martínez, añadiendo que “realmente me siento bien representado con esta obra”.

El monumento fue hecho por Léster David Espinoza, quien junto a otras ocho personas, incluida su esposa, Meyling Borge, trabajó desde la siete de la mañana hasta la medianoche durante una semana para entregar la obra acabada.

“Para mí fue un orgullo ser el encargado de construir este monumento a Dennis. Él es un personaje al que yo admiro mucho y fue un privilegio demostrarle mi admiración de esta forma, perennizando su figura en una estatua”, señaló Espinoza.