•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hay momentos de lucha contrarreloj, en que la preocupación se transforma en angustia y el siguiente paso es la desesperación. El Barcelona de Valverde, no llegó a esa última etapa, pero estuvo cerca, muy cerca, perdiendo 0-1 desde el minuto 22, cuando John Guidetti, escapado por la derecha, manejando bien el sprint, dejando rezagada a la defensa azulgrana, perforó a Ter Stegen con un remate a media altura junto al poste derecho. Los goles de Suárez en el minuto 71, rematado de volea y contra el piso un centro pasado de Iniesta, que entró brincando caprichosamente, y el tiro libre de Messi en el 83, que por un instante pareció ser desviado por el arquero Pacheco, aunque no hacía fuera, le permitió al Barcelona salir de la oscuridad y remontar, edificando esa victoria por 2-1 que le permite seguir invicto, y no ver recortarse la distancia que lo separa de sus perseguidores.

No estuvo Busquets

El debut de Coutinho como titular, siendo utilizado por la derecha en vista de la presencia de Iniesta por la izquierda, no tuvo brillo, pero tampoco puede ser calificado de naufragio, pese a ser reemplazado por Paco Alcácer en el minuto 65. Los ingresos de Jordi Alba  y Sergi Roberto, agilizaron las bandas, aseguraron mejor proyecciones y proporcionaron mayor presión. La multitud en el Nou Camp, veía con sus esperanzas debilitándose, cómo el tiempo avanzaba y las posibilidades se malograban, frente a un Pacheco oportuno y preciso en sus intervenciones defendiendo su cabaña. Es obvio que Busquets tiene “marca” de necesario, pero el Barsa actual dispone de suficientes elementos para tapar huecos, sin embargo, lo funcional no se consiguió y una vez más tuvo que depender de las individualidades, con Suárez moviéndose en el área y Messi tratando de abrirse paso y fabricar espacios.

Se fajó el Alavés

La contención del Alavés antes de la estocada de Suárez fue efectiva, sin importar el tiempo de posesión del Barsa, antes de romperse frente a la intensidad aplicada por los azulgrana siempre cerca del área. La mano de Umtiti, pudo ser sentenciada como penal aún considerando la distancia corta frente al remate y la falta de intención, pero el árbitro la ignoró y las protestas del Alavés se perdieron en la nada. Un triunfo sufrido y laborioso del Barcelona, quien volvió a hacer su mayoría de edad y mejor armamento en los últimos 20 minutos incluyendo los tres de reposición, para rencontrarse con la iluminación requerida y continuar invicto después de 21 jornadas con 18 victorias y 3 empates, ventaja de 11 puntos sobre el Atlético, 17 encima del Valencia y 19 adelante del Real Madrid, que tiene un juego pendiente.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus