•   Italia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Nápoles se impuso ayer al Bolonia (12º) por 3-1 y recupera el liderato de la Serie A, con un punto de ventaja sobre la Juventus, que había metido la presión el sábado después de vencer por 2-0 al Chievo Verona (13º).

El Nápoles ni siquiera tembló cuando el argentino Rodrigo Palacio adelantó a los boloñeses a los 25 segundos del encuentro con un colocado cabezazo entre tres rivales. No era un escenario inhabitual esta temporada para los hombres de Mauricio Sarri, que han ganado seis de los siete partidos en los que empezaron perdiendo esta temporada.

Nápoles reaccionó y empató rápidamente con un autogol del senegalés Ibrahima Mbaye (5), que no supo despejar un centro desde la izquierda del español José Callejón que se envenenó tras tocar en un compañero.

El belga Dries Mertens culminó la remontada con un doblete para dar el triunfo a los locales. Primero puso por delante a los suyos desde los once metros (37), en un penal cometido sobre Callejón, y al filo de la hora de juego sentenció el choque con un ajustado lanzamiento cruzado que entró por la escuadra (59).

Con este triunfo, el Nápoles supera en la clasificación a la Juventus (57 puntos por 56), que el sábado se colocó líder provisional de la Serie A tras vencer por 2-0 en su visita a la cancha del Chievo Verona, con goles en la segunda parte, cuando el rival jugaba con 9 jugadores, del alemán Sami Khedira y del argentino Gonzalo Higuaín.

Nuevo revés del Inter

La Lazio mantiene el podio, con 46 puntos, pese a perder por 2-1 en su visita en San Siro al Milan. El equipo milanista, que asciende a la 7º posición con 34 puntos, ganó con goles de Patrick Cutrone (15) y Giacomo Bonaventura (44), mientras que por la Lazio anotó e serbio Adam Marusic (20).

La Lazio se vio favorecido los tropiezos del Inter (44 puntos), que no pasó del empate a uno en su visita al SPAL (18º), y de la Roma (41 puntos), que perdió en el Olímpico ante la Sampdoria (6º). Es el séptimo partido consecutivo sin victoria, y el cuarto seguido que acaba en empate, para un Inter falto de confianza, acierto y calidad.

La última victoria del Inter fue el 3 de diciembre ante el Chievo de Verona. Desde entonces, una caída inexplicable. De luchar por la primera plaza, los Nerazzurri pueden quedar momentáneamente fuera de los puestos de Champions.

El equipo dirigido por Luciano Spalletti se benefició de un gol en propia portería de Francesco Vicari (48). Luego no supo defender su renta y con el tiempo cumplido (90) Alberto Paloschi logró el empate para el equipo de Ferrara.

La jornada se cerró con la derrota de la Roma en casa ante la Sampdoria, que se impuso con un solitario tanto del colombiano Duván Zapata (80), rematando en boca de gol un centro de Nicola Murru.