•  |
  •  |
  • END

Con otra baja importante –-la de Emilio Palacios--, partió ayer rumbo a Brasil la preselección nacional de fútbol, que bajo el mando de Mauricio Cruz espera cambiar el curso de nuestra historia en eliminatorias mundialistas cuando se midan el 6 de febrero y 26 de marzo de 2008 a Antillas Holandesas en Nicaragua y Curaçao, respectivamente.

Hasta ahora la mejor actuación de una Selección Mayor en duelos clasificatorios para Copas del Mundo fue la de 2004, que con un empate 2-2 ante San Vicente y Granadinas en Diriamba, logró el único punto que ha obtenido Nicaragua desde que participa en estas competencias.

Las expectativas que se tuvo con los sanvicentinos son iguales a las que se tienen con Antillas Holandesas, bajo el supuesto que los nicas (161) con una mejor posición en el ranking respecto a los caribeños (183), podrían pasar por primera vez a una segunda fase de las eliminatorias más importantes del fútbol.

Sin embargo, el equipo luce debilitado en el ataque por las ausencias de Samuel Wilson, Rudel Calero y Emilio Palacios, quien decidió en última instancia abandonar el proyecto por problemas familiares y no viajó con el club en horas de la mañana de ayer.

“Ya teníamos un plan de trabajo con ellos (Calero, Wilson y Palacios) en la selección, pero igual vamos a planificar con el material que tenemos. Estoy convencido que vamos a salir bien. Tres delanteros serán suficientes para cumplir el objetivo”, explicó Cruz, técnico de la Selección para esta cita mundialista.

El grupo encabezado por jugadores de experiencia en los últimos duelos clasificatorios como David Solórzano, Jaime Ruiz, Milton Bustos, Denis Espinoza, Silvio Avilés, Eustace Martin y Franklin López, se mostró optimista por conseguir el mejor nivel que haya logrado selección alguna para estos duelos, y Mario Gastón con una historia extraordinaria de por medio fue uno de los más entusiastas.

“Le doy gracias a Dios por la oportunidad que me ha brindado de estar de nuevo en una Selección después del problema de salud que tuve (en 2004) y que me obligó a pensar en el retiro. Ahora voy a tomar este chance como el más importante de mi vida… He tenido una buena temporada en el Walter Ferreti y sé que puedo hacerlo en la Selección como lo hacía antes”, comentó Gastón.

El defensa capitalino está en los planes del cuerpo técnico para ubicarlo como uno de los centrales del equipo y con su experiencia –-cumple hoy 33 años-- puede convertirse en el líder de la zaga.

“El cuerpo técnico está depositando una gran confianza en mí. Quieren que les ayude a los muchachos dentro y fuera de la cancha. Y eso motiva”, dijo Gastón, que asegura estar curado de la cisticercosis.

Otros jugadores como Solórzano y Ruiz están convencidos de que todos asumirán esta eliminatoria con más responsabilidad de la que tuvieron con San Vicente, de la que recuerdan hubo mucha indisciplina, falta de coraje y presión por la publicidad que recibió la selección de parte de los medios. “Esta pretemporada va a ser especial. Sólo con el hecho de ir a entrenar 40 días en Brasil, significa que vamos a tener la mejor preparación de todas las participaciones en eliminatorias, y tenemos que responder a eso”, explicó Solórzano antes de su partida a la escuela de talento de Río de Janeiro.