•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • El Nuevo Diario

Los Tigres de Chinandega no tuvieron piedad de los Tobis de Acayucan y con una ofensiva de trece imparables se impusieron 9-1 en el juego por el campeonato de la VI edición de la Serie Latinoamericana de Beisbol, convirtiéndose en bicampeones de este evento y dándole a Nicaragua su tercer título de forma consecutiva.

El conjunto nicaraguense terminó la Serie con un balance impecable de cuatro victorias sin derrotas, registros innegables de su calidad.

Inicio violento

Tras un primer episodio en el que los abridores Marcos Frías y Jorge Ibarra pintaron el cero, la tropa nicaraguense logró adelantarse en la segunda entrada gracias a un despliegue ofensivo de cuatro imparables. Osman Marval abrió el ataque con un infieldhit, le siguió Wuilliam Vásquez con un sencillo por el jardín derecho y ambos fueron puestos en posición anotadora gracias al sacrificio de Edgar Montiel. Con un out en la pizarra, el oportuno Yosmani Guerra ligó un cañonazo por el central y remolcó la primera anotación pinolera. Acto seguido, Leonardo Ortiz empujó la segunda con un roletazo por la tercera y Jesús López con un cohete por el bosque central puso el juego 3-0. 

En el tercer episodio, Ibarra se derrumbó por completo ante el constante bombardeo de la tropa nicaragüense y salió explotado. El crecido chavalo Norlando Valle le abrió con un imparable por la pradera derecha,  y tras dominar a Elmer Reyes en un elevado a las paradas cortas, fue estremecido por un triple de Jamar Walton y un sencillo de Osman Marval que sirvieron para poner la pizarra 5-0. Fue todo para Jorge Ibarra, que bandonó el montículo cabizbajo, como deseando tener la oportunidad de regresar el tiempo y hacer los ajustes que le evitaran la frustración sufrida en un partido trascendental para su equipo.

Frías fue demasiado

Al empuje ofensivo presentado por los Tigres, los Tobis no pudieron responder. Y es que no les fue permitido por el picheo dominante de ese bravo pistolero de nombre Marcos Frías. El abridor de los felinos fue anoche un enigma indescifrable para el conjunto mexicano, que en 6.1 episodios solo pudo conectarle cuatro imparables. Durante ese recorrido, Marcos se mostró frío y efectivo con sus envíos, a tal punto que hizo deslucir a los mexicanos, de los cuales ponchó a cinco.

Frías abandonó la loma de los infartos en el séptimo inning, luego de sacar un out, permitir un imparable y otorgar una base por bolas. Pese a dejar a dos enemigos en circulación, el carabinero fue ovacionado por los miles de aficionados que fueron testigos de su formidable labor.

El lugar de Frías en el montículo fue ocupado por el experimentado Junior Téllez, cuyo primer envío al home fue descifrado por Enrique Osorio, quien con un cañonazo por el jardín derecho empujó la primera y única anotación de la tropa mexicana.

Apaguen todo y vámonos

Al intento de rebelión de los mexicanos, los Tigres respondieron con un ataque de  de cuatro anotaciones en el cierre del octavo episodio. Norlando, un verdadero primer bate, inició la ofensiva con un sencillo, le siguió Elmer Reyes con un doblete y Jamar Walton remolcó tres carreras con un jonrón de pierna. Luego, aprovechando dos bases por bolas y dos hits, los felinls establecieron el 9-1 final.

 La victoria fue para Marcos Frías, la derrota para Jorge Ibarra. El juego lo cerró Wilber Bucardo, quien retiró sin problemas a los tres bateadores que enfrentó.