•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

No hubo pelea. Solamente por un inning pudo mantenerse en pie de lucha el equipo azteca Tobis abrazado a un fugaz 0-0. No logró seguir con vida, porque en el segundo episodio, los Tigres con tres zarpazos en la madrugada, tomaron ventaja y se escaparon, ampliando a 5-0 en el tercer episodio. La superioridad de los rugidores fue tan clara, que el Tobis no parecía estar interesado en meterse una guerra, sino en huir de ella. El jonrón dentro del cuadro de Jamar Walton con dos circulando, al lastimarse el jardinero derecho sustituto José Cartas, estableciendo una diferencia de 8-1, no era necesario, pero resultó útil para alegrar al público, sin motivos largo rato por el dominio ejercido por René Coss Hernández desde que entró en el tercero, hasta el séptimo, antes del naufragio de Julio César Muñiz. Hit productor de Ortiz, selló el marcador 9-1.

Dennis analiza el futuro de J.C. Ramírez y ErasmoTal posibilidad se derrumbó estrepitosamente en el segundo episodio. Infield hit de Osman Marval y sencillo de Wuilliam Vásquez, colocaron a dos circulando sin out.

Doble arremetida

El zurdo Jorge Luis Ibarra, colgando rápidamente un cero obviando el hit abridor de Valle con el apoyo de un doble play, ofreció una impresión engañosa en el inicio del juego: ser capaz de fajarse sujetando el ímpetu de los rugidores. Tal posibilidad se derrumbó estrepitosamente en el segundo episodio. Infield hit de Osman Marval y sencillo de Wuilliam Vásquez, colocaron a dos circulando sin out. Edgard Montiel se sacrificó adelantando a los corredores, y hit de Yosmany Guerra empujó la primera carrera. Un batazo dentro del cuadro de Ortiz produjo la segunda, y cohete de Jesús López, la tercera. 

Esa ventaja fortaleció el picheo de Marcos Frías, imperturbable aún con los tres errores cometidos por el inseguro paracorto Jesús López en los tres primeros innings, cuando el piso parecía estarse moviendo solo debajo de sus zapatos. Frías trabajó sin hit los tres primeros innings, mientras los Tigres agregaban otras dos carreras por hit del incontrolable Valle, triple de Jamar Walton con pelota entre dos escapada a lo último del right center, y hit de Marval. Qué alegre y fresca la nochecita, los Tigres rugen, se adelantan 5-0, y por las colinas, los del Tobis se pierden bajo un cielo oscuro y sin fin, podría decir un seguidor de nuestro gran poeta. Jamar Walton fue galardonado como el más valioso.

Contra la pared

En ningún momento el equipo Tobis fue rival de consideración en este juego final y terminó sumergido en la nada, frente a estos Tigres que sin necesidad de mostrar ferocidad, los mantuvieron contra la pared apretándoles el cuello en todo el recorrido. Un largo calvario, con la pequeña pausa de la carrera fabricada en el séptimo con un out, después de tres ponches de Frías a los últimos cuatro enfrentados. Hit de Raúl Rodríguez y boleto al noveno bate Héctor Hernández, fueron señales no de alarma, pero si de advertencia para el mánager Picota, quien llamó a Junior Téllez, uno de sus factores de seguridad. Hit de Enrique Osorio impulsador de Rodríguez terminó con la blanqueada, pero el relevista mantuvo la tranquilidad 5-1, sacando los dos outs pendientes. 

El martirio del Tobis fue reactivado en el cierre del octavo al salir de escena Coss Hernández, quien no permitió carrera en cuatro entradas y dos tercios, ingresando Julio César Muñiz, golpeado por el tercer hit de Valle, doblete de Elmer Reyes y el estacazo de Walton contra la pared derecha por encima del esfuerzo de Cartas. Estirando la diferencia 8-1, los Tigres tuvieron tiempo de agregar su novena carrera por hit de Ortiz. 

Al caer el telón en esta Serie Latinoamericana, de pobre nivel como lo comprobaron todos los que asistieron a cada uno de los partidos, queda la impresión que si no se le inyecta un poco de calidad, equipos como nuestros Tigres y Gigantes, van a estar boleándose los banderines silbando tranquilamente. Seguramente fue mayor motivo de festejo la coronación local del Chinandega frente al Rivas, que esta. Cierto, es el vino que hemos estado tomando en los últimos tiempos, pero se puede aspirar a algo mejor.