•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El nombre de Mikhail Aloyan (3-0) representa para Alexander Espinoza (15-0-2, 7 nocauts) su primera prueba de fuego fuera de Nicaragua, donde ha barrido con lo mejor de su peso (118). Este sábado en Sochi, Rusia, el nica expondrá su invicto y posición en el ranking de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), actualmente se ubica en el puesto 8, un peldaño por debajo de Aloyan.

“Tengo que probar de qué estoy hecho, ver si tengo la capacidad de enfrentarme a peleadores extranjeros”, dijo ayer Espinoza, quien este año está en busca de su primera oportunidad de título mundial. Si vence a Aloyan será un buen indicativo de que puede dar ese salto y generar la confianza para creer que puede alcanzar el monte Everest en el boxeo.

Este miércoles, Espinoza y Aloyan compartieron un entrenamiento público para los medios de comunicación en el que ambos tuvieron la oportunidad de verse arriba del ring, realizando algunos desplazamientos y sombras. El nica prefirió irse, no le interesó observar al ruso, está tan confiando que no creyó necesario perder mucho tiempo. 

“No me impresionó ese tipo. No me dio ni frío ni calor verlo, el peso lo tengo controlado, estoy comiendo bien, ni me siento desestabilizado con el horario, he descansado bien”, explicó el apodado “Supernova”, quien hasta ayer sin entrenarse estaba en 121 libras, a solamente 3 de las 118. 

“Ya tengo mi plan trazado de pelea, estará en dependencia de lo que él me ofrezca. Sé que es un boxeador bastante rápido, se me puede complicar en el transcurso pero puedo dominarlo con mi buen boxeo y técnica. Tengo ventaja sobre él, he enfrentado a boxeadores fuertes. Aloyan no ha peleado con un 118 natural”, finalizó.