•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cerrando “a lo Chapman”, aunque sin el poderío espeluznante del rematador de los Yanquis, el derecho Raidel Martínez ponchó al peligroso zurdo Luis Jiménez con las bases llenas para el último out del juego, y Cuba debutó en la Serie del Caribe 2018 golpeando fuerte a Venezuela con su bateo fluido y productivo, imponiéndose 6-4. Se trata apenas de la primera señal, pero sin ser algo definitivo para ensayar una calibración precisa, le permite a Cuba mostrar sus uñas después de atravesar por un final angustioso, dándole forma a una victoria significativa.

Disparando 12 imparables y jugando sin errores, Cuba que se adelantó 2-0 en forma brusca antes que el abridor de los Caribes Daryl Thompson sacara el primer out, nunca estuvo atrás en la pizarra. El equipo venezolano niveló 2-2 en el cuarto, pero los del Granma volvieron a tomar las riendas 3-2 en el quinto, distanciándose 5-2 en el séptimo. Los Caribes se levantaron de la lona en el inicio del octavo marcando su tercera carrera, sin poder evitar que por un error del short Sardiñas con dos outs, el equipo de la isla agregara su sexta anotación. La mayor carga de suspenso, se produjo en el noveno cuando después de un acercamiento 6-4, el equipo del beisbol venezolano llenó las bases, con Luis Jímenez quien jonroneó en el cuarto, frente al plato, amenazante, contra el abridor Lázaro Blanco.La ofensiva cubana respondió a las expectativas.

Se creció Martínez

Ahí estaba el momento cumbre de la batalla. El derecho Martínez, reemplazo de Miguel Lahera con bases llenas y la misión de sacar el último out, había cometido un balk con su pitcheo retardado, facilitando que la diferencia se estrechara 6-4 y el posible empate avanzara a segunda. No pudo Martínez manejar al cuarto bate Balbino Fuenmayor y con conteo completo, lo boleó. Otra vez las bases llenas sin margen de error y Jiménez en el cajón de bateo. Martínez colocó sus nervios debajo de sus spikes y se acordó de su bola rápida. Se adelantó y después de 1-1, inutilizó a Jímenez ponchándolo. En Cuba, todos levantaron sus puños.

Los Caribes que cuentan con siete peloteros de han vestido uniformes de Grandes Ligas, y terminaron con la peor efectividad en Venezuela (5.02), utilizaron a seis relevistas por dos de los Alazanes, conectaron 9 hits y cometieron dos errores. Es decir, fueron superados en todos los aspectos del juego, aunque tuvieron la oportunidad de arrebatar el botín a última hora con Jiménez en turno, las bases cargadas y dos outs. Prevaleció el pitcheo de Raidel Martínez, y los Caribes terminaron embotellados 6-4. Cuba que sorprendió coronándose en el 2015, suma 9 títulos pese a su ausencia desde 1960. La Serie se reanudó en 1970, solo interrumpida en 1981 por una huelga.