•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Todas fueron buenas noticias en la cuarta jornada de trabajo de los equipos protagonistas de la la 52 edición del Super Bowl, que se va a disputar en el U.S. Bank Stadium de Minneapolis con la recuperación del ala cerrada estelar de los Patriots de Nueva Inglaterra, Rob Gronkowski y la gran confianza que posee el Nick Foles, el mariscal de campo y los Eagles de Filafeldia.

Tanta es la normalidad que hasta el entrenador en jefe de los Patrios, Bill Belichick, se permitió el lujo de distraerse y acudir al partido del baloncesto que el equipo local de los Timberwolves de Minnesota disputó en el Target Center frente a los Bucks de Milwaukee.

La razón, aparte de distraerse y ver que todo marcha sin problemas de cara a la preparación del que será su undécimo Super Bowl, fue saludar a su gran amigo Tom Thibodeau, entrenador de los Timberwolves. Antes le habían dado la buena noticia que Gronkowski recibió el alta para salir del protocolo de conmociones cerebrales y tener la oportunidad de jugar el Super Bowl.

Gronkowski se entrenó plenamente, mientras que el liniero defensivo Deatrich Wise también pudo entrenar al salir del protocolo de conmociones cerebrales. Aunque sin estar en plenitud de forma también participaron en el entrenamiento Malcolm Butler (enfermedad) y Brandon King (rodilla), que trabajaron por separado.

Gronk señaló: estoy “listo para jugar” y que no tendrá restricciones. Había quedado al margen desde un choque de cascos con el defensivo Barry Church de los Jaguars de Jacksonville en la primera mitad de la victoria de Nueva Inglaterra, en el partido por el campeonato de la Conferencia Americana (AFC).

El estelar jugador se perdió la victoria en el Super Bowl del año pasado ante los Falcons de Atlanta, en Houston, tras someterse a una cirugía en la espalda. Gronkowski indicó que su percepción es que los médicos del equipo aprovecharon la semana de descanso para ser lo más cautelosos posibles con la lesión. “Supimos todo el tiempo que iba a poder jugar”, destacó Gronkowski. “Evolucioné muy bien durante la semana”.