•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Poco o nada le interesa a Alexander “Supernova” Espinoza no ser favorito para el combate contra el ruso Mikhail Aloyan esta tarde (3:00) en el Bolshoy Ice Dome de Sochi, donde lo único que pasa por la mente del nica es ganar a como sea. Pero el reto para el muchacho es sumamente complicado, enfrentará a un peleador con un pasado olímpico respetado, convertido ahora en un profesional de apenas tres combates y verdugo de peleadores pinoleros.

Tiene razón Espinoza al decir que Aloyan nunca ha enfrentado a un peleador con sus características y establecido como un 118 libras. Pero eso mismo podría decirle el ruso al nicaragüense, Alexander jamás peleó con un boxeador tan difícil de conectar como el europeo, ni rápido de manos y con desplazamientos ágiles que le facilitan el contragolpe con maestría y precisión. 

Cuando enfrente se tiene a un peleador tan cauteloso como Aloyan, lo más viable para cualquiera es intentar asfixiarlo desde el primer asalto. ¿Cómo se logra eso? Cerrándole los espacios e intentando conectarlo a la zona hepática para restarle condiciones y se frene poco a poco en sus desplazamientos. Conseguir eso estará en dependencia del oxígeno disponible en las reservas de Espinoza, un peleador que luce mejor al contragolpe que buscando a sus rivales. Hoy tendrá que asumir otra postura. 

Supera la báscula 

Este viernes, Espinoza y Aloyan no tuvieron inconvenientes para superar la báscula. El nica marcó 116 libras, en tanto el ruso hizo 117.5. Alexander se excedió con esas dos libras menos de la categoría pactada, no obstante, aclaró que eso no se debe a un desgaste, sino al descanso que tuvo un día antes de la ceremonia de pesaje. 

“Noté más pequeño a mi rival, siento que voy a golpearlo bastante a Aloyan. Acepto que es rápido, pero veremos si tiene fuerza. No me interesa el favoritismo de Aloyan, pero aquí no he visto que lo hagan grande, he visto mucha parcialidad aquí en Rusia. No me intimida en lo absoluto, si la foto del pesaje no hubiese sido obligatoria, él no se la toma”, dijo Alexander con una confianza que contagia hasta el más incrédulo. 

 “Marqué por debajo de las 117 porque dormí demasiado. Desgaste no tuve, se hizo un gran trabajo de entrenamiento, una dieta estupenda, buena alimentación, eso influye bastante. Ahora no tengo excusa, solo me falta culminar esto con una victoria. Aprovecho para enviar un saludo a mis hijos Meldrick y Valentina, lo que obtenga es para darles lo mejor, por eso hago este esfuerzo”, agregó “El Supernova”.