•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ha pasado un año, y la imagen de Tom Brady, el fantástico pasador de los Patriotas de Nueva Inglaterra, convirtiendo una pesadilla en algo glorioso, permanece danzando y rugiendo en la pantalla de mis asombros. Y eso, que siendo apenas un atrasado aprendiz de este electrizante deporte que es el futbol americano, solo me detengo para disfrutar su carga emocional cada vez que se juega el Super Bowl, cuya edición 52, se realizará hoy en la congelante ciudad de Minnesota, con los ojos del planeta pendientes de cada movimiento en la cancha, incluso, de cada anuncio. Pero sobre todo, del “as” Tom Brady, que a los casi 40 años, aún juega como si tuviera 20, con un ímpetu, claridad mental, destreza e incidencia, impresionantes.

Tras sexta conquista

Hoy, todas las miradas estarán sobre Brady, entre ellas la de su radiante esposa Giselle Bundchen. La proeza de haber sido el factor clave para que los Patriotas voltearan espectacularmente esa desventaja de 28-3 frente a los Falcons en el 2017, mostrando agallas y clase mientras tomaba las riendas forzando el empate 28-28 y logrando en la muerte súbita la entrega que James White a base de riñones convirtió en el touchdown ganador, agigantó a Brady por encima del mito. En su octavo Super Bowl, Brady que ha estado en cinco equipos Patriotas ganadores, conquistando cuatro reconocimientos como Más Valioso, busca ser el jugador de más edad en alcanzar la cima. Coronarse, le permitirá al equipo de Nueva Inglaterra igualar los seis cetros de los Acereros de Pittsburgh, con la ventaja significativa de necesitar la mitad del tiempo.

Se supone que lo mejor de Brady como pilar de una dinastía, ha sido visto, y que esperar algo más deslumbrante de su parte después de ese cierre fenomenal del 2017, dejando con la boca abierta a Matt Ryan, el mariscal de campo rival, que con ventaja de 25 puntos, acariciaba ser reconocido como el Más Valioso de ese Superbowl, es casi imposible. Esa faena realizada por Brady rescatando a su equipo de las brasas, dio la impresión de ser irrepetible. La cercanía a la perfección, te deja frente a retos titánicos para poder asombrar y Brady lo sabe, porque lo ha vivido. Batallando con una reciente lesión en su mano derecha desde hace dos semanas, el mariscal de los Patriotas se siente lo necesariamente motivado para volver a luchar “solo contra el mundo” si así lo exigen las circunstancias como ocurrió hace un año.

New England, el equipo de la NFL más odiado de Estados Unidos

El reto de Nick Foles

La gran intriga es ¿Podrán las Águilas de Filadelfia empujadas por Nick Foles, un aspirante a pastor religioso que salió del banco para reemplazar como pasador al “as” lesionado Carson Wentz? Con solo tres partidos de la temporada regular y dos en la postemporada registrando cinco pases de Touchdown, me informo que Foles de 29 años, pretende emular a Jeff Hostetler, un pasador suplente, quien entró como emergente por Phil Simms en los Gigantes, con la misión improbable de evitar que los poderosos “49” de San Francisco alargaran a tres su racha de coronaciones. Hostetler quien había permanecido cinco años en las sombras, logró hacerlo en aquel 1990, provocando un estallido que todavía conserva el eco. Consideren que el ausente Wentz, es fuerte candidato para Más Valioso en la temporada regular. Hay otro caso, y es el de Doug Williams en 1987.

Además: Las cifras del Super Bowl

Es imposible permanecer indiferente a este evento, que cada año extiende más el interés que lo rodea. Incluso profanos como yo, buscan una butaca para instalarse frente a la pantalla, con o sin pinolillo, y seguir todas las huellas posibles mientras continúa el proceso de aprendizaje por etapas. Se apunta, que este Super Bowl va a generar 418 millones de dólares en publicidad y que será presenciado por 190 millones de aficionados, mientras las redes sociales echan humo, superando los 64 millones de usuarios activados en el 2017. La cadena NBC, está cobrando 5 millones por anuncio de 30 segundos, lo que se considera rentable, porque mirando el Super Bowl, no hay quien no tenga interés en apreciar cuidadosamente el derroche de creatividad que ofrece la publicidad.

Te interesa: Los datos del Super Bowl

El factor compañía

Se dice que apartando la obvia ventaja de los Patriotas por la presencia del gran Brady, hay equilibrio en los otros sectores, y mucho respeto por la defensa ágil y consistente de las Águilas, que enfrentará a los corredores James White, quien cerró el resurgimiento el año pasado, y Dion Lewis, y también a los receptores Rob Gronkowski y Brandon Cooks.

Por Filadelfia, Torey Smith es señalado en las advertencias publicadas como una seria amenaza, más los aportes de Alshon Jeffrey y Zach Ertz…Voy a estar pendiente de todo lo que pueda captar, y si consigo cierta claridad, me atrevería a escribir nuevamente. El año pasado, lo hice sin asesoría, igual que hoy. De cualquier manera, estoy seguro que voy a disfrutar este Super Bowl, que podría ser el último para Tom Brady, el rey de los mariscales de campo según los conocedores, que lo colocan sobre Joe Montana. Naturalmente, algo voy a avanzar en aprendizaje esta noche.