•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Sin goles a favor, con un punto de adorno y sin rumbo claro, así marcha el Club Deportivo Walter Ferretti en el torneo de Clausura de la Liga Primera, en el que todavía no despega, pero tampoco da señales de poder hacerlo mientras sus rivales lo superan en volumen de juego, creatividad y futbol. 

El vigente campeón del Apertura y candidato a pelear por el título del actual certamen junto al Real Estelí, Caciques del Diriangén y Managua FC, permanece en la parte baja de la clasificación, viendo cómo los anteriores se despegan en los puestos de arriba, teniendo actuaciones destacables.El conjunto rojinegro no ha ganado en el clausura.

Con su participación en la venidera edición de la Liga de la Confederación de Norte, Centroamérica y el Caribe de Futbol (Concacaf) asegurada, da la impresión que el equipo rojinegro está desconectado del Clausura. Ha permitido dos goles, cada uno para dejar escapar los tres puntos y aunque son pocos, contrasta con el pobre desempeño que ha mostrado en las tres primeras jornadas.

El “Tren del Norte” fue el primero en exponer las deficiencias de un Ferretti cuya imagen es distante a la que exhibió en el Apertura pasado, compitiendo fuerte en su cita internacional y en la competencia casera. En la fecha uno, los rojiblancos dispusieron de cualquier cantidad de ocasiones para gol, sin poder concretarlas, pero en el último minuto de juego, desnudaron a la zaga capitalina y les marcaron el tanto del triunfo.

La “Franja Roja” de Chinandega, que llegaba de sucumbir por goleada ante el Diriangén (6-0), tuvo el aguante necesario para plantarle cara a los “Policías” y se llevó del Estadio Nacional de Futbol un empate con sabor a victoria. Los tres compromisos previos entre ambos favorecieron a los capitalinos sobre los occidentales con marcadores de 1-0, 4-0 y 4-1. 

En su más reciente desafío ante los Caciques, el Ferretti apeló a mantener un estricto sistema defensivo, apostando a esporádicos contragolpes que pocas veces comprometieron a la zaga diriambina. En cambio, la ofensiva rival concretó un tempranero gol y dispuso de tantas ocasiones como para reflejar su verdadero dominio en la pizarra, más no fue así. 

Sin dudas, el arquero Denis “Pulpo” Espinoza ha evitado que la diferencia de goles permitidos del Ferretti sea abultada, pero su desempeño individual no maquilla el pobre rendimiento que ha mostrado el colectivo. ¿Pesará la ausencia de Bernardo Laureiro en el centro del campo, colaborando en la distribución de balones, en la elaboración de jugadas ofensivas y en los cobros de balones estacionados?  

Ciertamente “una golondrina no hace verano”, pero cuando no dispones de un elemento que en el torneo anterior fue el máximo goleador del equipo, como fue el caso de Laureiro con 12, que en la mayoría de partidos era quien daba el empuje ofensivo, la respuesta se hace obvia, el charrúa era un elemento importante para el adecuado funcionamiento del club, cuyo engranaje ha perdido fuerza.

Después de ver el discreto desempeño de este Ferretti, no es descabellado que la gente se pregunte, ¿ese equipo es el campeón? Peor debe ser la respuesta: “no lo creo”.