•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las Águilas de Filadelfia conquistaron su primer título de Super Bowl en 57 años, agrietando la dinastía de los Patriotas de Nueva Inglaterra en un alarde de rendimiento. Tanto en inspiración como en realización y crecimiento bajo presión, Nick Foles superó a Tom Brady, quien perdió el ovoide arrebatado por Brandon Graham en un momento cumbre, y un touchdown erizapelos logrado por Zach Ertz, malabareando el balón después de la acrobática recepción y un aterrizaje estrepitoso, más el remate del gol de campo de Jake Elliot, y el aporte estupendo de una defensa elástica, firme y con gran sentido de los anticipos, las Águilas sepultaron las esperanzas de los Patriotas de fabricar otro milagro como el de hace un año, cuando voltearon un 28-3 asombrosamente. 

Águilas pisan acelerador

Estableciéndose más rápidamente sobre el terreno, Filadelfia se adelantó 3-0 con el gol de campo marcado por Jake Elliot, y por esa misma vía, con acierto de Stephen Gostkowski, el equipo de Nueva Inglaterra equilibró las cifras 3-3 mientras el duelo trataba de entrar en calor en la congelante Minnesota. El pase de 34 yardas de Nick Foles que Alshon Jeffery atrapó encima del esfuerzo por impedirlo de Rowe, le abrió el espacio para conseguir el touchdown que facilitó ventaja a las Águilas de 9-3, lamentando el fallo del punto extra por patada desviada de Elliot. El primer cuarto finalizó después de un trazado de 50 yardas realizado por Tom Brady hacia Amendola, finalmente sin consecuencias. El Mariscal de los Patriots, necesitado de ajustes, no logró funcionar efectivamente en ese inicio del juego, que incluyó la falla de un gol de campo por Gostkowski, frustrando a los Patriots en un intento de recorte.

Los Eagles concretaron una buena ofensiva para liquidar el partido.

Foles siguió manejando mejor que Brady las proyecciones en el segundo cuarto. El mariscal de campo de 40 años, desplazándose por la derecha y mostrándose sin estorbo, perdió una sencilla recepción con todo el corredor de ese sector abierto para el escape. Alshon Jeffery levantó al público con una sensacional atrapada, pero quien provocó estremecimiento fue LeGarret Blount, con un zigzagueo electrizante a base de riñones, desequilibrando a la defensa de los Patriots, para un touchdown que estiró la diferencia 15-3 a favor de las Águilas. Sin poder convertir Filadelfia el punto extra, los Patriots se acercaron 15-6 con un gol de campo de Gostkowski. Entre una mayúscula agitación, se disfrutó de un par de intercepciones de Brown y Harmon, con el lamento de las Águilas de una pérdida de bola de Jeffery en gestión espectacular. 

Patriots en la olla de presión

Brady sintió resurgir con su larga y precisa entrega a Hogan, que acercó la posibilidad del touchdown logrado por James White, estrechando la diferencia 15-12, iluminando Nueva Inglaterra, pese a la falla del punto extra. El escape del escurridizo Clement después de recibir pase de 55 yardas de Foles, colocó la opción de un touchdown de Filadelfia en la boca del horno. Lo sorprende, fue que lo marcó el Mariscal Foles, moviéndose hacia su derecha y recibiendo de Trey Burton, dejando a los Patriots con sus bocas abiertas. Ahora la ventaja de las Águilas era de 21-12, agregando el punto 22 con la patada de Elliot. Los Eagles consiguieron su primer Lombardi de la historia.

En el tercer cuarto, con los Patriots metidos en la olla de presión, el touchdown registrado por Rob Gronkowski recorta 22-18 y el punto extra marcado por Gostkowski, 22-19, obligando a la intriga, siempre inquieta en las tribunas, a rascarse la cabeza. La respuesta de las Águilas fue rápida. Foles trazó una parábola hacia las profundidades que Corey Clement atrapó a lo Willie Mays, concretando ese touchdown que estiró las cifras 29-19 aprovechando el punto extra. De nuevo cuesta arriba, el equipo de Nueva Inglaterra, hizo explosión con el touchdown de Chris Hogan capturando una entrega de 26 yardas de Brady, y el agregado de Gostkowski apretando las cifras 29-26 con un cuarto pendiente, asegurando la emoción de la recta final.

Espectacular cierre

El gol de campo de Elliot, fue estimulante para Filadelfia que aumentó su ventaja 32-26 con 14 minutos por disputarse, manteniendo a los Patriots contra las cuerdas. Expertos en salir del hoyo con los enderezamientos a tiempo del “as” Brady y el empuje necesario, los Patriots se colocaron adelante por vez primera en el juego con el touchdown de Gronkowski tomando una entrega por elevación desde 5 yardas del General Brady, y el agregado proporcionado por Gostkowski. Aunque era una ventaja minúscula de 33-32 con 9.22 minutos por disputar, los Patriots se sentían en casa, buscando otro banderín. Pero el milagro no se concretó. Atravesando la espesura de lo dramático, Filadelfia dio un salto hacia la conquista con la espectacular atrapada de Zach Ertz para el touchdown matador adelantándose 38-33 y con el gol de campo de Jake Elliot quedó sellado el 41-33 que oscureció Nueva Inglaterra.