•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un gol de Alen Halilovic en el minuto 90 dio la victoria a la UD Las Palmas ante el Málaga, en un duelo de colistas que resultó equilibrado, con mayor iniciativa local, pero en el que los andaluces también estuvieron cerca de marcar con varias ocasiones claras.

Un disparo colocado del internacional croata, tras un rechace, sorprendió al guardameta Roberto y da aire a un equipo amarillo que se sitúa a solo tres puntos de la zona de permanencia, mientras que deja hundido a su rival en el último puesto.

Quince fichajes entre los dos equipos en el recién finalizado plazo de enero demuestran que las cosas no les han ido bien a ninguno de los dos hasta ahora, y que los datos de la clasificación no mienten ya con la segunda vuelta en marcha.

Y en la Unión Deportiva, Paco Jémez no tuvo reparo alguno en hacer debutar como titulares al uruguayo Aguirregaray y al nigeriano Etebo, pese a sus escasos entrenamientos con sus nuevos compañeros, mientras que en el cuadro andaluz el también nigeriano Ideye estrenó la camiseta albiazul.

Pese a los numerosos cambios, Las Palmas entró más vivo en el partido, casi ajeno a su delicada situación, aunque sin disparos a portería, ante un rival con poca salida, más atenazado y preocupado de que no pasaran cosas en el partido, aunque ya en el ecuador del periodo el juego se había equilibrado, y endurecido.

Tras el descanso, el Málaga se aproximó con peligro en una llegada al área de Samu García, que se resbaló en el momento más inoportuno, cuando se citaba con Chichizola, pero más clara fue la que tuvo Keko Gontán en el minuto 55, a centro de Ideye, pero el portero argentino rechazó el tiro con la pierna izquierda.

Las Palmas respondieron con disparos lejanos de un omnipresente Etebo; el internacional nigeriano, con un gran recorrido gracias a su enorme despliegue físico, eclipsó esta noche al mismísimo Jonathan Viera, menos participativo de lo habitual en el juego.

En el último tercio del choque, con los cambios de unos y otros, hubo más llegadas a ambas áreas como producto de los desajustes propios del esfuerzo realizado, y en una de ellas, un rechace lo recogió Halilovic, muy errático en todas sus acciones anteriores, para sacarse un disparo colocado sin dejar caer el balón que acabó en el fondo de la portería de Roberto.