•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Después de la derrota contra el japonés Hiroto Kyoguchi, no hubo mucho tiempo  de descanso para Carlos “Chocorroncito” Buitrago. Hace unos días recibió una llamada de Ricardo Rizzo, su apoderado a nivel internacional, quien le comunicó que pelearía el 17 de marzo en el Hard Rock Café, en Miami, Florida, Estados Unidos.

“Es un 80% seguro que Carlos peleará en Miami, solamente nos falta confirmar el rival. La pelea será en 108 libras. El objetivo es que pelee 3 o 4 veces este año. Viene de una pelea difícil contra Kyoguchi, pero buscaré un tipo competitivo para su regreso”, dijo Rizzo vía telefónica desde Miami. Buitrago regresó al gimnasio Róger Deshón la semana pasada, donde comenzó sus entrenamientos.

“La pelea será en 108 pero con dos libras de tolerancia. Para mí es una buena prueba para empezar mi camino en este nuevo peso. Ciertamente dar las 105 era un martirio, sufrí demasiado en la última pelea y el desgaste me pasó factura. He comprobado que en 108 me veo muy fuerte, ya lo he demostrado en otras peleas, incluso ante rivales que son 112, hasta los he noqueado sin problema”, dijo Buitrago, quien arrancó sus entrenamientos en 121 libras.

El “Chocorroncito” tendrá un mes y medio por delante para entrenar y llegar en óptimas condiciones físicas. En la esquina siempre estará al mando su papá, Mauricio “El Halcón” Buitrago, no obstante, también está meditando sumar al venezolano Luis Escorche para que cumpla la función de preparador físico. Anteriormente, Carlos ya ha estado con Escorche, se conocen a la perfección y la metodología de trabajo del sudamericano gusta al peleador.

“Chocorroncito” de 26 años, a pesar de haber fracasado cuatro veces en combates de título mundial, tiene un récord muy bueno de 30 victorias (17 nocauts), 3 derrotas y 1 empate. Tener una quinta oportunidad es posible, sin embargo, eso dependerá del enfoque y determinación que ponga en el gimnasio, sobre todo del compromiso que tenga consigo mismo, al margen de quien dirija su carrera o de las personas que estén en la esquina. Necesita ganar la credibilidad que poco a poco perdió por los resultados negativos.