•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

De lunes a sábado, Edwin Tercero toma un bus para trasladarse desde la Península de Cosigüina (El Viejo), al centro de Chinandega, donde le espera el entrenador Reynaldo Lara. Así es la vida de este boxeador, quien trabaja en el campo sembrando maíz y frijoles, pero que encontró en el boxeo una ventana para intentar noquear a la pobreza definitivamente y sacar a su familia adelante.

Tercero enfrentará este sábado a Alexander “Popeye” Mejía en el combate estelar del cartel boxístico que montará la promotora Pinolero Boxing en el gimnasio Nicarao. Es la oportunidad de oro para que el chinandegano salga del anonimato y de un golpe de autoridad. Si triunfa se llevará a su casa el título Fedelatin 118 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), si pierde, seguirá en el fango de los púgiles desconocidos.

Sus inicios  

La incursión de Tercero al boxeo se debió más a una necesidad que a una pasión por este deporte. Comenzó tarde a practicar este deporte, después de los 20 años, algo que no es muy común en los peleadores. “Con 22 años mi papá me llevó a Chinandega, donde di mis primeros pasos. A través del boxeo encontré la manera de salir de la pobreza, no terminé mis estudios por dedicarme al trabajo, alcancé el sexto grado, nunca pude tener un título”, cuenta el púgil de 28 años, hijo de María. 

“Trasladarme de mi comarca es difícil, son dos horas de viaje a Chinandega para poder entrenar, pero eso me alienta porque estoy esforzándome por ser alguien en la vida.  Soy el único boxeador de la Península de Cosigüina. Tengo la ilusión de cambiar el futuro de mi familia, porque somos muy humildes, trabajamos en el campo, sembramos maíz, frijoles, ellos son mi motivación de llegar lejos en el boxeo”, explica. 

Oportunidad de oro 

El chinandegano tendrá una prueba sumamente complicada. “Popeye” fue el mejor prospecto del 2017 y su nivel va más allá de ser campeón Fedelatin. El muchacho es un peleador sumamente complicado, bravo, aguerrido, fajador, de esos que tiran golpes sin cesar y se meten a las brasas sin temor a quemarse. 

“Esta es una oportunidad que siempre estaba buscado. Sé que es una pelea difícil, pero me he preparado para triunfar. Sé que si le gano a “Popeye” me puedo meter al ranking de la AMB. Tengo las ansias de arrebatarle el título a “Popeye”, será un gran combate porque Mejía es un peleador agresivo y yo saldré con la misma postura. Espero en Dios irme a Chinandega con el triunfo”, señaló. 

“He trabajado con Reynaldo Lara para contrarrestar a Mejía, a él le gusta fajarse, pero he visto que enfrenta a boxeadores de choque, a él lo complican peleadores que lo boxeen, que no se le queden fajados, esa será mi estrategia, salir y entrar, no ser un punto fijo”, dijo sobre la estrategia que utilizará en el combate.

Hoy se realizará la ceremonia de pesaje en el Instituto Nicaragüense de Deportes (IND).