•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un choque de equipos urgidos de puntos se podrá apreciar esta tarde (6:00 p.m.) en el Estadio Nacional de Futbol, cuando en Club Deportivo Walter Ferretti (número 8 de la tabla) y la UNAN-Managua (noveno en la clasificación) se midan, en busca de salir del sótano y conseguir la primera victoria para uno de los dos conjuntos.

Los “Policías” llegan a este encuentro con una pobre cosecha de un punto producto de dos derrotas y un empate, mismo que fue ante un rival que en teoría debió ser cómodo (Chinandega FC), pero que en la práctica complicó en par de ocasiones al Ferretti y cerró muy bien atrás para arrancarle la unidad. Lo más preocupante para los rojinegros es su falta de gol, ya que en las tres fechas que van del Clausura, todavía no anotan goles y reciben dos tantos.

Sobre los dirigidos por Flavio Da Silva recae el peso de tener una muy buena actuación en este torneo, tomando en cuenta que son los campeones del pasado Apertura, lo que les valió para clasificar a Liga Concacaf. Una mala actuación en este Clausura dejaría abierta las dudas sobre el futuro desempeño del club en la competencia internacional, donde demostraron el año pasado su gran solidez.

La UNAN-Managua, por el contrario, debe saltar como favorito en este partido, principalmente porque en sus últimas actuaciones ha demostrado una ligera mejoría en su estilo de juego, con mejores ideas en el campo y mayor manejo de balón. Este partido debe ser la oportunidad para que los dirigidos por Garabet Avedissian demuestren que la filosofía que está tratando de inculcar el uruguayo comienza a hacerse presente en el terreno de juego.

Avedissian mencionó, durante esta semana, que esta jornada 4 es la ideal para que su equipo comience a levantarse y cambiar la manera de pensar en el campo, al parecer el técnico considera que el problema de su equipo es de mentalidad. 

El timonel asegura que, desde su llegada al club universitario, su labor ha sido de tratar de enrumbar a un equipo que ha perdido el camino, condicionado principalmente por la falta de contundencia y por el miedo a fallar frente al marco, aunque en el último partido, los universitarios mejoraron ante un rival que futbolísticamente es más fuerte.