•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Indiscutiblemente, la primera etapa de la Serie del Caribe fue la de mayor espectacularidad, no solo por la presencia de auténticos superastros de Grandes Ligas, porque la segunda fase también contó con jóvenes big leaguers en proyección entre ellos Denis Martínez y David Green, sino por el casi permanente favoritismo de Cuba con temibles equipos, comenzando con los Alacranes del Almendares dirigido por Fermín Guerra en 1949, y los Elefantes de Cienfuegos que manejó en 1960, Tony Castaño. Un total de siete títulos consiguieron los equipos cubanos en este trayecto.

Una larga pausa

Después de una paralización de 10 años al ser prohibido el beisbol rentado en la isla por determinación de Fidel, con un intento de resurgimiento incompleto al ser inventada la Serie Interamericana, que en 1964 vio imponerse a los Tigres del Cinco Estrellas, campeones del beisbol profesional nica, derrotando aquí a los Senadores de San Juan con Roberto Clemente, Orlando Cepeda y Deacon Jones en el centro de su alineación, se le dio forma a un nuevo proyecto sin Cuba, puesto en marcha en 1970 con tres equipos en 1970, Venezuela, Dominicana y Puerto Rico, agregándose México en 1971.Lázaro Blanco hizo un gran trabajo con República Dominicana.

Esta segunda etapa logró impactar con duelos entre puros big leaguers y All Stars, realmente impresionantes, hasta que la explosión salarial fabricó millonarios y la necesidad de jugar en el invierno, desapareció para los ases. ¿Por qué seguir sudando y tomar riesgos sin necesidad, si podías descansar y disfrutar durante la larga pausa de fin de temporada y el inicio de los entrenamientos?Aún sin cortes, como el experimentado en 1960, esto provocó una tercera etapa, que es la que atravesamos, sin los big leaguers de antes. La Serie del Caribe sufrió un recorte de nivel de competencia, creciendo en lo rentable.

Solo para fiera

La actual es una Serie muy diferente a las vistas en los años 50 y en los 70. Revisemos este All Star de 1973: Cácher Steve Yeager, Infield: Steve Garvey en ese momento en tercera base, Bob Valentine en el short delante de Bill Russell, Dave López desplazado por Gustavo Gil en segunda, y Gonzalo Márquez en primera; Jesús Alou, Manny Mota y César Tovar en los jardines; Diego Seguí, pícher derecho y Juan Pizarro zurdo; Charlie Hough y Dick Tidrow relevistas; Tom LaSorda mánager…En el All Star de este 2018  ustedes no encuentran en pantalla nombres grandes. 

Todavía en 1977 con Denis Martínez lanzando para Caguas junto con Eduardo “Volanta” Rodríguez de los Cerveceros, Miguel Cuéllar de los Orioles y Ed Whitson, la alineación de los Criollos era la siguiente: Tony Scott bateador designado, Félix Millán en segunda, Cheo Cruz en el right, Sixto Lezcano left fielder y cuarto bate, Jerry Morales bateando de quinto como center field, Eddie Murray en primera base, Kurt Bevacqua en tercera, John Wockenfus detrás del plato y Julio González en el campo corto, todos big leaguers, un verdadero trabuco, que sin embargo, fue superado por los Tigres de Licey.

Nuevos retos para Cuba

En su sorprendente retorno a la Serie en el 2014, el equipo cubano Villa Clara, sin refuerzos de otros países solo de la liga local, sin peloteros en proyección en las ligas menores, sin fogueo previo en ese nivel de competencia, se vio en desventaja pese a ser una aproximación a la Selección Nacional. Peloteros de la dimensión de Linares, Casanova, Cheíto, Pedro Luis Rodríguez, Kendry, Gourriel padre e hijo, Contreras, Ajete, Capiró y tantos que impresionaban por ser tan decisivos, no fue llamativo. Perdió tres juegos seguidos antes de derrotar 2-1 al Mayagüez, y quedó en quinto lugar, eliminado.Frederich Zepeda registró 400 puntos con su madero.

Fue increíble el crecimiento mostrado por Cuba con el equipo Vegueros en la Serie del 2015, después de perder tres juegos y ganar solo uno, clasificando angustiosamente, luego de empatar con el Santurce, rival al que doblegó 3-2…Una resonante victoria por 8-4 sobre los invictos (4-0) Caribes de Anzoátegui de Venezuela en semifinales, permitió a los cubanos avanzar a la disputa del banderín. En series cortas con cierres de calendario a muerte súbita, no hay nada escrito,  y en la gran final, los Vegueros de Pinar del Río, triunfaron 3-2, dejando frustrados a los Tomateros de Culiacán. 

En pie de guerra

Qué contraste. En las dos últimas Series del Caribe, el equipo cubano Alazanes de Granma ha clasificado ganando tres veces y perdiendo una, y tanto en el 2017 como en el 2018, fue eliminado en semifinales, eso sí, dejando constancia de estar en capacidad de fajarse con cualquier adversario. Cuba cayó 1-0 ante las Águilas de Mexicali hace un año en una batalla intrigante de punta a punta, y en esta ocasión, estuvo adelante 3-0 con pitcheo sólido de Lázaro Blanco, pero el equipo dominicano Cibao, se convirtió en el verdugo soñado por Robespierre, volteando la pizarra, imponiéndose 7-4.

Dos cubanos, Raúl González y Carlos Benítez registraron 412 puntos, Roel Santos, quién se metió en el All Star, marcó 409 puntos, y Frederich Cepeda 400. En la defensa, Cuba respondió a las exigencias, pero en las dos derrotas, su picheo de relevo, flaqueó. Pese a esas cifras, a diferencia de otras épocas, Cuba no mostró peloteros capaces de impactar. Sin duda, se trata de un buen equipo que por aquí veremos en unos días, capaz de pelear el banderín en estas Series del Caribe sin Monstruos.

Caguas campeón

Los Criollos de Caguas, el equipo boricua limitado a 18 juegos en el torneo isleño, por las terribles dificultades provocadas por el Huracán María, ganó 2 y perdió 2 para clasificar, mientras los Tomateros de México eran borrados del escenario con 1-3. En las semifinales, Caguas vino desde atrás para arrebatarle a los Caribes un partido que llegaron a estar perdiendo preocupantemente, haciéndolo reversible 6-5 con un par de arremetidas; y en la final, los Criollos reaccionaron a una madrugadora y peligrosa desventaja de 3-0 logrando dejar establecida su superioridad 9-4  asegurando su segunda corona consecutiva.