•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ni Yu Darvish entrando a los Cachorros, ni Jake Arrieta, saliendo de ese staff, cifras en mano, son pítcheres que merezcan ganar más de 20 millones de dólares por temporada. El japonés de 31 años, aún no registra una temporada de 20 triunfos, y Arrieta de casi 32, solo ha alcanzado esa cifra una vez, en el 2015, con merecimientos para obtener un Cy Young. ¿Se imaginan lo que es cobrar más de un millón de dólares por cada victoria? Pero la espiral de pretensiones salariales en el beisbol, funciona de esa manera tan incomprensible. Antes de la firmeza mostrada por las gerencias de los equipos, los representantes de estos lanzadores, pensaban aproximarse a los 30 millones por cada brazo. ¡Absurdo! diría Camus. No lo lograron.Con Arrieta en la agencia libre, se espera que varios equipos se lancen por él.

La firma de Darvish con los Cachorros, por seis años y 126 millones, podría fijar límites para Arrieta, quien saliendo de Chicago, seguramente obtendrá algo más pese a que en 2016 y 2017, decreció en su rendimiento respecto al luminoso e impactante 2015, cuando ganó 22 veces y solo perdió 6 con 1.77 en efectividad. Registró cuatro triunfos menos en el 2016 llegando hasta 18, y volvió a retroceder otros cuatro pasos, limitado a 14 éxitos en el 2017, con 3.53 en efectividad, su cifra más débil en las últimas cuatro temporadas, completando solo un juego a lo largo de 61 aperturas en los dos años recientes. Evidentemente, señales de advertencia. En el caso del japonés, fue sobrevalorado pese que los Cachorros dijeron que serían muy prudentes en sus propuestas.

Darvish entre dudas

Darvish, nunca creció lo suficiente para ser la fiera que se esperaba cuando aterrizó en Texas a los 25 años, con balance de 16-9 y 221 ponches, logrando elevar su cifra macabra a 277 en la siguiente campaña. Esas 16 victorias, siguen siendo su tope de rendimiento, y aunque ayudó a los Dodgers mientras Kershaw se restablecía el año pasado, no fue impresionante. De acuerdo a las proyecciones que el Baseball Reference calcula para el derecho japonés, 9 triunfos sería algo muy frustrante al momento de pagar 21 millones. Sin entrar en el campo minado de los científicos como lo hacen los expertos en estadísticas, y sin balancearme en la hamaca del azar, pienso que Darvish puede ser un ganador de 15 juegos en su primera campaña con los Cachorros.

No solo eso, Darvish podría establecerse como líder de una rotación que completan el zurdo Jon Lester, Kyle Hendrick, el colombiano José Quintana, y Tyler Chatwood, antes con Colorado, presentando cifras de 12-9 y 8-15, nada para salir del baño gritando ¡Eureka!

En estos tiempos, sino eres aproximación a un superastro como Kershaw, Scherzer, Sale y unos cuantos, ningún cálculo previo es confiable. Lo incierto también ha rodeado a otro japonés, el derecho de los Yanquis Masahiro Tanaka. Sin saber hacia dónde se moverá Arrieta, con mejores registros que Darvish, sobre todo en las recientes tres temporadas, no hay algo seguro sobre cómo responderán estos dos brazos a las exigencias de grandes contratos en este 2018.