•   España  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Tottenham se levantó de un 2-0 este martes en el campo del Juventus en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones y logró un empate 2-2 pese a recibir un doblete del argentino Gonzalo Higuaín, lo que deja la eliminatoria en ventaja para los londinenses con vistas a la vuelta de Wembley.

El Juventus estuvo por delante 2-0 gracias a un gran arranque de Higuaín, pero tras recibir el 1-2 del inglés Harry Kane, falló una pena máxima con el propio “Pipita” y terminó castigado en la reanudación por una falta directa del danés Christian Eriksen.

Demostró carácter el Tottenham del técnico argentino Mauricio Pochettino, que logró endosarle dos goles a domicilio a un Juventus que solo había concedido una diana en los últimos 16 partidos, entre todas las competiciones.

Los dos equipos llegaban en gran estado de forma a la cita del Juventus Stadium, con los turineses que llevaban once victorias consecutivas y el Tottenham que solo había perdido un encuentro desde el pasado mes de noviembre.

Higuaín marcó el primer tanto a los dos minutos, definiendo con una gran volea cruzada de pierna derecha que sorprendió al guardameta del Tottenham, el francés Hugo Lloris, y que subía el 1-0 al marcador. 

Apenas siete minutos después, Bernardeschi fue derribado en el área por el galés Ben Davies e Higuaín selló su doblete con disparo cruzado que desataba la euforia del Juventus Stadium.

Kane perdonó su primera ocasión en el 26, cuando su cabezazo tras un centro del danés Cristian Eriksen fue parado por el portero Gianluigi Buffon, pero fue contundente en su segunda oportunidad, en la que regateó al meta y definió con la pierna izquierda para reabrir el duelo en el 35 (1-2).

Pese a rozar de nuevo el gol en el 59 con un disparo de Bernardeschi parado por Lloris, el Juventus empezó a sufrir mucho la presión del Tottenham, que consiguió la igualada en el 72 gracias a una falta directa transformada por Eriksen.

City sin problemas

Tres goles en apenas 23 minutos de juego es lo que necesitó el Manchester City para dejar casi sentenciado su pase a cuartos de final de la Liga de Campeones, con una contundente victoria este martes en Basilea (4-0).

El equipo que entrena Pep Guardiola, líder indiscutible de la Premier League, impuso en St Jakob-Park su mayor calidad individual y su pegada: Ilkay Gündogan (14), Bernardo Silva (18) y Sergio Agüero (23) marcaron en las tres primeras aproximaciones con peligro del City al arco suizo. De nuevo Gündogan (53) completó la goleada en el segundo tiempo.

Este ‘experimento’ podría haberle costado caro a Guardiola, ya que el Basilea se plantó en dos ocasiones en los primeros minutos solo ante el arquero brasileño Ederson, pero ni el camerunés Dimitri Oberlin (6), ni el marroquí Mohamed Elyounoussi (25) acertaron con los tres palos.