•   España  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El París Saint-Germain no tendrá tiempo para lamentarse: tras su derrota 3-1 del miércoles en el campo del  Real Madrid, que complica seriamente su continuidad en la Liga de Campeones, tiene que pensar  ya en el partido de mañana en la Ligue 1 francesa frente al Estrasburgo, en la 26ª jornada.

En el campeonato francés, el PSG tiene una ventaja cómoda, de 12 puntos sobre el Mónaco (2º), por lo que solo una serie de desastres encadenados parecen poder alejar a los de Unai Emery de la reconquista del título nacional.

Pero la prioridad esta temporada estaba en la Champions y una eventual eliminación a principios de marzo contra el equipo español hundiría la moral del PSG, por lo que las aguas bajan necesariamente revueltas.

Contra el Estrasburgo, el París Saint-Germain tiene además una cuenta pendiente desde la primera vuelta: fue precisamente el equipo alsaciano el primero en conseguir derrotar al de Neymar, por 2-1 a principios de diciembre.

Hasta entonces el PSG se mantenía invicto, pero en la visita al estadio de La Meinau terminó derrotado y el equipo dio muestras de vulnerabilidad por primera vez este curso. Días después, eso sí, los parisinos se cobraron una primera revancha al eliminar al Estrasburgo en la Copa de la Liga.

Tras la decepción de Madrid, Unai Emery tendrá que hacer frente a la frustración de jugadores importantes como Thiago Silva y Ángel Di María, decepcionados por su suplencia en ese partido. Arriba, el tridente Neymar-Edinson Cavani-Kylian Mbappé intentará dictar una vez más su ley tras no conseguirlo en España.

Lucha intensa

En la lucha por el segundo puesto, que clasifica directamente para la fase de grupos de la próxima Liga de Campeones, todo está más abierto. El Mónaco está en esa posición, con un punto más que el Marsella (3º) y con 5 de margen sobre el Lyon (4º).

El equipo del Principado recibe el viernes al Dijon (12º) en el estadio Louis II, lo que le permite poder añadir una presión añadida a sus perseguidores en caso de victoria.

Eliminado en la fase de grupos de la Liga de Campeones, los monegascos tienen la Ligue 1 y sacar un nuevo billete de Champions como grandes misiones hasta el final de temporada, toda vez que la posibilidad de revalidar el título parece por el momento lejos.

El Marsella y el Lyon llegarán a esta jornada tras jugar ayer en la Europa League, en Braga y ante el Villarreal respectivamente. Se enfrentarán el domingo al Burdeos del uruguayo Gustavo Poyet (7º) y al Lille (16º).