•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los lanzadores uno y dos en la rotación de la selección de beisbol de Nicaragua para la serie amistosa de tres juegos ante Cuba, Wilton López y Carlos Téller, se incorporaron ayer al cuarto día de entrenamiento, con miras a los desafíos de fogueo ante los isleños que se realizarán del 23 al 25 de febrero y que servirán de preparación de cara a los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, Colombia.

En el caso de Wilton López se había ausentado por motivos personales, pero aseguró que se ha estado preparando con el equipo de León, con el que participará en el Campeonato Germán Pomares, mientras que Téller llegó al país el pasado miércoles proveniente de México, tras firmar con los Olmecas de Tabasco, equipo donde militará junto con Elmer Reyes.

Tanto Téller como López expresaron sentirse confiados de exhibir un buen desempeño al enfrentar a Cuba, tanto así que hasta consideran muy probable sacarles un triunfo. En el caso de Téller creé que su experiencia en el beisbol venezolano puede ayudarle a la selección en estos encuentros de fogueo, ya que en la Serie del Caribe, su equipo, los Caribes de Anzoátegui, se enfrentaron al Granma, cuya mayoría de jugadores integrarán la selección de Cuba que chocará ante la de Nicaragua. Y aunque Téller no se enfrentó a los caribeños, sí logró observar algunas de sus debilidades.

“Los cubanos son bateadores de primer picheo, siempre van atacando el primer lanzamiento y le están haciendo swing todo el tiempo, además son rápidos y les gusta montar jugadas. Yo pienso que pichándoles un poco diferente, no atacando tan seguido la zona de strikes se les puede sacar un poco de balance y lograr el out más rápido. Hay que sacar de ritmo al bateador, por eso cuando alguien viene mucho a la zona de strikes, el bateador cubano se sincroniza con los lanzamientos que realizás. Creo que viniendo de atrás, comenzando con bolas y después emparejando el conteo es una forma adecuada de sacar de ritmo al bateador”, afirma Téller.

El serpentinero ambientó que su objetivo es llegar a hacer bien su trabajo y que lo importante es actuar como equipo. “Yo vengo a hacer mi trabajo, aunque soy consciente de que no solo depende de mí, sino también de la ofensiva y el resto de compañeros a la defensiva, yo vengo a ejecutar mis picheos bien, a como lo he venido haciendo, el desarrollo del juego te va a ir dando el resultado que esperás. La verdad siento de que no importa el rol que el mánager me asigne, voy a tratar de hacer las cosas bien para esa serie, no quería salirme de ritmo, por eso me reporté antes de tiempo, espero contribuir un poco y que podamos salir airoso de la serie contra Cuba”, asevera Téller.

Enfocado y agradecido

Por otro lado, Wilton López,  asegura que el reto de ser el primero en la rotación ante Cuba es una “enorme responsabilidad”, pero que contrario de estar bajo presión, considera que es una especie de incentivo para llegar a hacer un buen trabajo. “No estoy presionado. Al contrario, estoy emocionado, yo he pichado en Grandes Ligas ante 45,000 personas y al contrario de presión lo que sentís es la adrenalina, lo que te da es ganas de seguir y no querés salir del montículo, hasta al final levantar la gorra en señal de que hiciste bien un trabajo. Yo siempre entro emocionado al terreno y me gusta cuando el estadio está lleno. Me estoy preparando mentalmente para sacar una victoria, yo sé que Cuba es un buen equipo, pero nosotros tampoco nos vamos a quedar atrás en esta serie”, argumentó el leonés.

Así viene Cuba

La selección cubana que enfrentará a Nicaragua el próximo 23, 24 y 25 de febrero, tiene como base al equipo de Granma, mismo que participó en la Serie del Caribe. Los peloteros confirmados para enfrentar a la Azul y Blanco son los receptores Yosvany Alarcón y Frank Morejón; los lanzadores Ulfrido García, Alaín Sánchez, Yoannis Yera, Miguel Lahera, Lázaro Blanco, Misael Villa, Yariel Rodríguez, Freddy Álvarez, Bladimir Baños y Vladimir García. Los outfielders Jorge Tartabull, Raiko Santos, Frederich Cepeda y Roel Santos.

Los infielders Guillermo Avilés, Juan Torriente, Yordan Manduley, Lázaro Cedeño, Carlos Benítez, Lázaro Hernández, Alexander Ayala y Raúl González. Todos bajo el mando del mánager Carlos Martí. Roel Santos y Frederich Cepeda son dos de los más peligrosos bateadores del equipo cubano. En la recién finalizada serie del Caribe, Santos bateó para .429 producto de 9 hits, dos dobles y un jonrón, en 21 turnos al bate. Cepeda, por otro lado, dejó su promedio de bateo en .400, conectando 6 hits, dos dobles, un triple y un jonrón en 15 turnos al bate.