•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Grandes Ligas nicaragüense, Juan Carlos Ramírez, sigue con paso firme de cara a la recuperación de la lesión que sufrió en el ligamento cubital del brazo derecho la temporada pasada, que lo mantuvo fuera de acción durante los últimos meses de juego. El lanzador nica fue sometido a un tratamiento de células madre para reparar el daño.

El gerente general de los Angelinos, Billy Eppler, se refirió a Juan Carlos, mencionando que el lanzador realizaría ayer dos innings de simulación para evaluar el grado de recuperación del pícher. La próxima semana, J.C. se enfrentará a bateadores para continuar la evaluación, todo esto en el marco del spring training que inició esta semana en cada uno de los campamentos de los equipos de Grandes Ligas.

El dirigente también refirió que el nica, dijo sentirse bien tras la última sesión de bullpen que realizó y que esas son buenas noticias para el pícher y el equipo. Las lesiones fueron un gran problema para los Angelinos la temporada pasada, respecto a esto Eppler dijo que “la comunicación entre los lanzadores, el personal de rendimiento y los entrenadores es fundamental. La cadena de conectividad es realmente importante, así que si un lanzador quiere un día más, tendremos la capacidad de darle un día más”.

Recientemente, los Angelinos habían referido que están estudiando la posibilidad de utilizar un plan de rotación de seis lanzadores, aunque Eppler dijo que todavía hay muchos factores que podrían generar cambios durante todo el año. “Algunos de nuestros lanzadores que están acostumbrados a lanzar en cinco días todavía pueden hacerlo durante la temporada”. Los Angelinos incluso pueden hacer malabares con el orden de los lanzadores regularmente para que algunos estén trabajando en cuatro, cinco o incluso seis días de descanso través del orden de rotación.