•  |
  •  |
  • END

Una potente derecha en corto disparada por René “El Chirizo” González hizo blanco en el mentón del temeroso mexicano Hugo Pacheco al minuto dos del primer asalto, para enviarlo de una vez por todas a la lona. Ni siquiera se perdió tiempo en contarle. La caída fue más dramática que el golpe, y eso bastó para que el pinolero se alzara con el triunfo la noche del sábado en el gimnasio “Alexis Argüello”, en la cartelera boxística organizada por Pinolero Boxing y denominada “Fuego en la cumbre”.

Lo poco que duró el combate fue suficiente para ver en “El Chirizo” el trabajo de gimnasio y el afinamiento de su puntería, dado que las veces que tiró sus combinaciones de tres golpes encontraron el blanco en el mexicano a quien lo mejor que se le vio fue que es un especialista en caída.

González inició el final del combate con un gancho a la parte baja del rival y culminó con esa derecha en forma de directo que se estrelló en el mentón del visitante, que no se levantó más de la lona.

La tan esperada pelea entre el matagalpino Carlos Rueda y el mexicano Gerson Guerrero no tuvo un “final feliz” porque el pleito fue suspendido en el tercer round por el incesante sangrado del pinolero, después de que recibió un peligroso cabezazo no intencional en el segundo asalto que le produjo un profundo corte en la ceja derecha que no cesó de sangrar.

En lo poco que duró este pleito, el inmenso público deliró de furor y su morbosidad fue saciada por el crecimiento y entrega de ambos gladiadores que no escatimaron nada en busca del triunfo.

En la parte inicial del segundo asalto una potente derecha en corto del nica rompió el arco superciliar derecho del mexicano, quien cuando retrocedía para salir del alcance de los bombazos de Rueda fue conectado por un volado de derecha que lo envió a la lona, para recibir cuenta de protección.

“En ningún momento me sentí incómodo, estaba seguro que si seguía boxeándolo le ganaría, porque ya había entrado en confianza y mi boxeo lo estaba desconcertando. Empecé a golpearlo abajo y arriba. El “Terrible” Morales me felicitó por mi valentía y coraje que pese a la poca experiencia no tuve miedo, lamentablemente salió el cabezazo y todo terminó, pero habrá revancha y será en Matagalpa”, dijo “Rapidito” Rueda.

La pelea que todos los aficionados disfrutaron fue la que escenificaron los súper moscas (115 lbs.) Henry Maldonado y Elvis Guillén, combate que ganó el primero por nocaut, al enviar a su oponente en par de ocasiones a la lona por potentes derechazos que durmieron rápido al “Roquero” Guillén.

El combate entre la mexicana Zulina Muñoz y la colombiana Paola Rojas fue de una sola cara y lo ganó la azteca por decisión unánime de los jueces.

Los organizadores no valoraron la presencia de la televisión mexicana que transmitió en directo para México las peleas estelares y tuvieron que alterar el orden en el transcurso de la velada para darle cabida a la transmisión.

Otro aspecto que no tiene que ver con lo deportivo fue que hubo muchos combates
suspendidos por cabezazos innecesarios entre los púgiles.