•   España  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Lionel Messi luce estupendo jugando “a lo Xavi”, pero tiene tres juegos consecutivos sin marcar lo cual preocupa; el equipo azulgrana viene de ser visto en serios aprietos frente al Eibar y ha estado cediendo puntos lentamente; su excesiva posesión de pelota no ha sido lo necesariamente productiva, llegando incluso a quedar sin anotar cortando una racha; las figuras más visibles han sido Piqué y Umtiti, la pareja de defensas centrales, a veces extremados en su esfuerzo;  Busquets, rey en la contención se encuentra trabajando horas extras; los hombres de Valverde se han complicado maniobrando en el último cuarto de cancha, sobre todo en la zona de definiciones; consecuentemente, este Barsa se encuentra en problemas y deberá conseguir urgentemente los ajustes requeridos para enfrentar hoy al Chelsea en esa caldera que es Stanford Bridge, en la batalla de ida correspondiente a los  octavos de final de la actual Champions. 

Seria advertencia

El ¡Cuidado Barsa!, sin ser un aullido de alarma, es una seria advertencia. Antonio Conte, el estratega del Chelsea, actual cuarto lugar en la Liga Premier con 53 puntos, uno más que el Tottenham y uno menos que el Liverpool, sin posibilidad real de alcanzar al City que tiene 72 en el bolsillo, cuenta con personal calificado para amargarle la vida al equipo catalán, como lo ha hecho varias veces, algunas provocándole frustraciones, como la 2012 en semifinales, cuando con un hombre menos desde el minuto 37 por la insólita torpeza de su capitán John Terry, y encontrándose entre las brasas perdiendo 2-0 por los goles de Busquets e Iniesta, el heroicamente resistente Chelsea, utilizó dos fulminantes contragolpes en los alargues de cada tiempo (45+1 y 90+2), materializados por el brasileño Ramírez y el español Torres, para sepultar al Barsa con un 2-2 desgarrador.

Como decía Escipión, las batallas se ganan o se pierden, no hay sitio para excusas, mucho menos para lamentos y maldiciones, y el Barsa quedó bien muerto, sin atenuantes, pese a su abrumadora superioridad manejando el balón, las posibilidades que tuvo, y esos dos disparos de Messi contra el travesaño y el poste, el primero sobre un penal consecuencia de un mal juzgamiento precipitado del árbitro. Hay tantos fantasmas alrededor de los duelos con el Chelsea, que Valverde, más preocupado de lo imaginado, dijo ayer: Cualquier momento es malo para medirnos con el Chelsea.

Las armas de conte

La presencia de ese inmenso arquero que es Courtois entre los postes, las proyecciones desde atrás del español Azpilicueta y Cahill, la cobertura en el medio de Kanté, Fábregas y el formidable Hazard, con Pedro y Morata en la línea de fuego, obliga a pensar que el Barcelona tendrá un reto mayúsculo hoy en Stanford Bridge. Dice Deco que quien tiene de su lado a Messi, es considerado favorito por muy hueso duro que sea el rival, pero es precisamente un decir, lo vimos en los Argentina-Alemania, Alemania-Chile y Barcelona-Juventus, aunque se reconoce que Messi fabrica ciertos milagros como sacar ileso a Argentina de la fase de grupos tanto en Sudáfrica como en Brasil. Sin Coutinho, todavía adaptándose, no hay tridente, y el empuje de Luis Suárez deberá multiplicarse, mientras el trabajo de Iniesta y Rakitic, será clave para evitar que Messi retroceda tanto. Barsa-Chelsea hoy, peligroso duelo, muy peligroso para los azulgrana.