•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Barcelona y Atlético de Madrid reanudan su pugna por el título liguero con dos exigentes rivales como el sorprendente Girona, que acude al Camp Nou dispuesto a exponer su gran campaña, y el Sevilla y su fortín del Ramón Sánchez Pizjuán.

Con el desgaste del sufrido empate en Stamford Bridge en la Liga de Campeones, el conjunto de Ernesto Valverde defiende los siete puntos que tiene de ventaja en un duelo catalán muy interesante.

En la ida dos autogoles lanzaron al Barcelona a un, a la postre, claro triunfo en Montilivi, pero este Girona de Pablo Machín se está mostrando como una de las grandes revelaciones del torneo y habitualmente muy difícil de superar por todos sus rivales.

Además será un partido histórico para el conjunto rojiblanco, que visitará por primera vez el Camp Nou en partido liguero. El medio Pere Pons podría recuperar la titularidad en un choque en el que “el Girona tiene capacidad para plantarle cara al Barsa”, según su compañero Alex Granell.

El Atlético sabrá el resultado del encuentro en Barcelona cuando cierre el programa liguero del domingo en el siempre difícil Sánchez Pizjuán en un choque de altos vuelos, entre dos equipos con una gran rivalidad y que, cada uno por su objetivo, precisan los puntos.

Habrá que comprobar si el italiano Vincenzo Montella mantiene el once tipo o decide introducir variaciones a la vista del tremendo desgaste que supuso el choque de Champions ante el Manchester United.

El conjunto de Diego Pablo Simeone, al margen de la polémica generada alrededor de Fernando Torres, tratará de asaltar el fortín sevillista --solamente lo ha hecho esta campaña el Betis--, para mantenerse vivo en la lucha por el título, y de paso tomarse una cierta revancha de su eliminación copera ante el cuadro de Montella tras caer en el Wanda Metropolitano y 3-1 en el coliseo del barrio de Nervión, cuyos jugadores pugnan por afianzarse en la zona europea e incluso no renunciar a acercarse a la cuarta.

A seguir levantando

El Real Madrid se puso al día este miércoles con la disputa del partido aplazado en Butarque contra el Leganés, y lo hizo con un triunfo (1-3), lo que le reportó la tercera posición con dos puntos de ventaja sobre el Valencia, que, además, le deja a siete del Atlético y a catorce del Barcelona.

El equipo de Zinedine Zidane ha enlazado una buena racha y ha sumado dieciséis de los últimos dieciocho puntos, lo que, unido a su triunfo en la ida de los octavos de la Liga de Campeones ante el PSG, le ha permitido recuperar sensaciones y algo de optimismo tras su k.o. copero y la mala marcha liguera.

Recibirá al renacido Alavés, que desde la llegada al banquillo de Abelardo ha resurgido de manera espectacular y su situación es hasta confortable después de los apuros pasados. No podrá jugar en el Bernabéu por sanción su delantero Munir El Haddadi.

El Valencia también trata de seguir recuperando sensaciones en Mestalla, donde aguarda a una Real Sociedad que intenta instalarse en el rumbo adecuado, perdido durante buena parte de la temporada, lo que le mantiene más alejado de lo debido de sus aspiraciones continentales.

El Getafe acude al estadio de La Cerámica dispuesto a apretar aún más la lucha por acceder a los puestos de Liga Europa, que cierra un Villarreal,  y lleva tres encuentros sin ganar.