•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hace unos días escribí que desde siempre, para un equipo pinolero de beisbol, vencer a Cuba en broma o en serio, ha sido una hazaña. Incluso los recuerdos de las veces que hemos estado adelante en la pizarra, aunque finalmente sin poder ganar, están grabados en el disco duro de nuestra memoria. Con el paso del tiempo, aquellos tres triunfos consecutivos en el Torneo de La Amistad 1972 en Santo Domingo, el Mundial de ese mismo año en Managua, y el Mundial de 1976 en Cartagena, parecen un producto de la fantasía. ¿Cómo fue posible eso en eventos serios?.Nicaragua no ha podido vencer a Cuba en los últimos 18 juegos amistosos que han realizado.

Además: Cuba trae maquinaria peligrosa

El colega Gerald Hernández nos entrega un dato interesante y significativo: Nicaragua no ha podido vencer a Cuba en los últimos 18 juegos amistosos que han realizado, incluyendo 4 nocauts y 6 blanqueos. Ese alarde de superioridad es viejo. Hay pausas de 12 años (1940-1952) y de 20 años (1952-1972) sin poder superar a Cuba en torneos oficiales. La pregunta, antes de escuchar el ¡Play Ball! hoy a las 6:30 de la tarde en el “Dennis Martínez”, es ¿qué puede ser diferente?.

Picheo, factor clave

El azar danza vertiginosamente alrededor de cada lanzamiento en un juego de beisbol, pero visto está que solo con un pitcheo enérgico, de dominio bajo presión, como el ofrecido por Alejandro “El Toro” Canales en 1952, la inmensidad de Julio Juárez en 1972, y la sangre fría y confianza absoluta en sí mismo de Porfirio en 1976, se puede aspirar a la victoria.

Es muy difícil para nosotros, ser optimistas en un duelo de metralla, porque ellos tienen más punch y fluidez, mejor estructura y mayor fogueo. Solo con pitcheo autoritario se les puede discutir. Lo dice la historia, basada en testarudos hechos.

Te interesa: Carazo confía en sus novatos para avanzar en el Pomares

Wilton López hoy, con suficiente experiencia acumulada en Grandes Ligas; el zurdo Carlos Téller mañana; y probablemente Gustavo Martínez el domingo, van a intentar crecer lo suficiente en la colina, frente a un equipo que fue semifinalista en la Serie del Caribe y viene bien armado. Roel Santos, un All Star de la Serie del Caribe, es una de grandes figuras, en un line-up bastante compacto. Carlos Martí trae a los mejores peloteros cubanos disponibles, igual que la tropa que manejará Julio Sánchez. Así que vale la pena buscar algún revendedor de boletos.Solo con pitcheo autoritario se les puede discutir. Lo dice la historia, basada en testarudos hechos.

Cabalgata de recuerdos

Muchos entrarán hoy al nuevo y reluciente estadio, imaginando ver a Julio Juárez en la colina y César Jarquín en movimiento iniciando el doble play cierra juego que aseguró aquella victoria por 2-0 sobre Cuba en 1972, que encabeza la cabalgata de nuestros recuerdos, o le darán forma a la increíble blanqueada que consiguió Porfirio en el 76, pese a soportar 11 imparables y ver cubanos circulando en las bases todo el tiempo. Gente como yo, que vamos a morir abrazados a esos recuerdos, con sabor a gloriosos. ¿Será posible que en esta serie brazos nicas puedan ofrecer pitcheos como esos?.

Nicaragua-Cuba, aún en broma, es un plato fuerte. Olvídense de la advertencia de Stephen King sobre sus Medias Rojas durante la maldición: nunca apuesten a un perdedor esperando que sorprenda. Vamos a disfrutar de un buen partido preguntándonos ¿por qué no pensar en algo sorprendente? Acaso no se trata de un juego de beisbol.