•  |
  •  |
  • END

En el mejor partido de su iniciada carrera en Grandes Ligas, Everth Cabrera tuvo que poner el madero y colgar el guante para someterse hoy a una operación en su mano izquierda por una molestia que tenía desde el año pasado, cuando jugaba en Clase “A” media con los Turistas de Asheville, sucursal de los Rockies de Colorado.

“Me rompí un huesito en la mano izquierda, uno que está abajo del dedo meñique (pisiforme), pero es algo que le pasa a muchos bateadores... Cuando haces swing llega un momento en que te incomoda tanto que no te deja tranquilo, y eso fue lo que me pasó el domingo”, dijo Cabrera después de su cita ayer con el doctor Lorenzo Pacelli, quien lo operará en la clínica privada de los Padres de San Diego a eso de las 2:30 p.m., hora de Nicaragua.

Después de un foul que conectó en su tercer turno ante los Filis –-de 2-2 en ese entonces-- sintió un dolor fuerte, y tras fallar “con un swing defensivo, tuve que decirle al manager (Bud Black) lo que ocurría, y decidió sacarme. Lástima que pasó en el juego que mejor me he sentido, bateando, fildeando, haciendo buenas asistencias”.

Contrario a lo que podríamos pensar, Cabrera no está preocupado por los casi dos meses que estará fuera mientras se recupera de su cita con el quirófano.

“En 2007 me operaron del tobillo izquierdo cuando estaba en Clase A, y pensé que mi carrera se terminaba. Pero entrené muy fuerte para evitar ese temor y al año siguiente regresé más rápido, y la prueba es que robé 73 bases con el Asheville. Estoy seguro que ahora pasará algo similar, voy a regresar más fuerte por todo el trabajo que voy hacer para fortalecer mis manos”, comenta el nandaimeño.

Tras la primera semana de la operación, Everth hará ejercicios en una bicicleta estacionaria, después de dos semanas podrá correr con más intensidad, pero será hasta en seis semanas que el nica estará casi listo, según explicó Pacelli, quien ha operado a varios peloteros por esa razón, incluido Luis Rodríguez, short titular de San Diego.

“Muchos de mis amigos en el equipo, como David Eckstein, Adrián González, Edgard González, la verdad me llevó muy bien con todos, dicen que no parece que viniera de Clase A media y fueran apenas mis primeros 13 turnos en Grandes Ligas, me dicen que parece que tengo dos años de estar aquí. Yo me siento igual, siento que estoy para este nivel y sé que puedo mejorar todavía más, y esa va a ser mi meta a mi regreso”, agrega Everth.

“Sé que si entreno duro, me dedico fuerte a la recuperación, corriendo, haciendo muchas pesas y ejercicios con mi mano, voy a llegar con una gran condición física, rápido, y con eso estoy seguro de que mejoro más en mi bateo. Estas semanas que pasé fuera del equipo siento que me van a servir más que a afectar, siempre que me dedique por entero”, concluyó.

Cabrera se mantendrá con .308 de average, por cuatro hits en 13 turnos en seis encuentros, un doble, cuatro anotadas, una base por bola y tres ponches, no comete errores, participa en cinco doble play y tiene 12 asistencias.