•   Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Manchester United y el Chelsea revivirán un clásico del futbol inglés este domingo, cuando pelearán por mantener la estela del Manchester City en la 28 jornada de Premier League, en tanto que los líderes tratarán de amarrar ante el Arsenal su primer título de la temporada en Wembley.

Con Manchester City y Arsenal jugándose el domingo la Copa de la Liga (Carabao Cup), José Mourinho y Antonio Conte vivirán un duelo vital por las plazas de la Liga de Campeones.

Mientras que el City de Guardiola se erige, prácticamente, como campeón electo, la atención en la Premier League se centra en los cinco siguientes puestos, donde United, Liverpool, Chelsea, Tottenham y Arsenal se disputan los tres billetes restantes a la máxima competición continental.

El partidazo de Old Trafford llega en mitad de los cruces de octavos de final de la Champions, con el United habiendo empatado a cero contra el Sevilla en el Sánchez Pizjuán y el Chelsea, que sacó un 1-1 en la visita del Barcelona a Stamford Bridge.

Para los ‘Blues’, cuartos con 52 puntos, este envite tiene una importancia especial, ya que puede servir como primera prueba para el futuro encuentro ante el Barcelona en el Camp Nou, en el que los de Conte necesitarán anotar sí o sí para pasar la eliminatoria.

Tras el dibujo defensivo mostrado en Stamford Bridge, con Eden Hazard como única referencia arriba, Conte, que no puede contar por lesión con Ross Barkley, Tiemoue Bakayoko y David Luiz, puede poner a prueba un esquema con un delantero, ya sea Álvaro Morata u Olivier Giroud, ante un equipo del que se espera que lleve la iniciativa, al igual que el Barcelona.

United urgido

Las urgencias también aprietan a los ‘Diablos Rojos’, segundos con 56 unidades, debido a la pobre imagen ofrecida en su compromiso europeo, cuando, de no ser por la excelsa actuación de David de Gea pudieron haber salido goleados del Pizjuán.

El excesivo conservadurismo de Mourinho en la ida de la eliminatoria ha puesto sobre la mesa la escasa ambición de un equipo que antaño salía avasallar en Europa y que, ya en la competición doméstica, tendrá la oportunidad de redimirse en su propio estadio y ante un rival histórico como el Chelsea.

El Liverpool tendrá la ocasión de recortar distancia con el United o ampliar la renta de un punto que le saca al Chelsea si consigue vencer en el partido que le enfrentará hoy al West Ham.

Los de Jürgen Klopp no compiten desde que arrollaron por 0-5 al Oporto en la Champions hace más de una semana y tendrán que demostrar que, si quieren luchar por estar en la máxima competición continental el año próximo, tienen que ser capaces de competir contra todos los equipos.