•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Sé que un partido no es suficiente para calibrar el potencial de un equipo, pero envía señales, no definitivas, pero ofreciendo ciertas pistas. No vamos a sumergirnos en el pasado para hacer comparaciones porque no tiene sentido, pero este Cuba modelo 2018 que irá a los Centroamericanos y del Caribe que se efectuarán en Barranquilla, aquí con 14 peloteros que fueron semifinalistas en la reciente Serie del Caribe, a un lado de su merecida victoria por 6-4 en el primer juego de la serie, no se ve tan compacto y funcional como los equipos vistos en Veracruz 2014 y Toronto 2015. Buen equipo, sin duda, pero no “mete miedo”. Una buena medida para nuestro beisbol.​

La preocupación cobijó rápidamente las pobladas tribunas, viendo tan vulnerable a Wilton López en el inicio del juego. El doble abridor de Roel Santos, un All Star de la reciente Serie del Caribe, pareció ser solo una señal altera nervios al ser eliminados Yordan Manduley y Guillermo Avilés, pero el boleto a Frederich Cepeda abrió espacio para los cohetes consecutivos disparados por Carlos Benítez y Alexander Ayala, impulsando par de carreras. La multitud, frunció el ceño. La vieja historia cobraba vida muy temprano. Cuba adelante 2-0 y el juego todavía no entraba en calor.Guillermo Avilés conectó un jonrón para dar ventaja definitiva a Cuba.

Blanco entre las brasas

El estelar cubano Lázaro Blanco abrió ponchando a Everth y, después de otorgar dos boletos, ponchó a William Vásquez y Elmer Reyes, terminando de dibujar el cero, pero mientras Wilton enderezaba su pitcheo sacando tres outs sin dificultades en la parte alta del segundo inning, a Blanco se le abrió el piso al ser consistentemente agredido por los bates nicas en el cierre, que hicieron girar las cifras de 0-2 a 4-2, obligando al timonel Martí, a sacar de entre las brasas a Blanco, ingresando el joven zurdo Misael Villa Santos a evitar mayor daño.Everth Cabrera cometió par de errores en tiro. Alejandro Sánchez/END

La arremetida pinolera fue construida así: Jilton Calderón abrió con hit y aunque Blanco dio la impresión de tener el control de la situación ponchando a Javier Robles y dominando a Montes, fue herido por una cuchillada de Norlando Valle hacia el rincón del jardín izquierdo, llevando hasta el plato a Jilton, recortando la diferencia 2-1. Boleto a Everth Cabrera y hits consecutivos de Darrel Campbell y Ofilio Castro, facilitaron tres carreras colocando al equipo nica en ventaja 4-2. Ahora, los asustados eran los cubanos.

Ataca Cuba, falla Everth

No sacarle provecho a bases llenas con un out en el tercero, fue lamentable para nuestro equipo. Los ponches a Norlando Valle y Everth sellaron un cero doloroso y apagaron las encendidas esperanzas de ampliar la ventaja. Mientras tanto, retirando a siete consecutivos, Wilton daba la impresión de estar en crecimiento. Eso fue engañoso, porque en el inicio del cuarto, pistola en mano, se le echaron de a montón, como dice el corrido mexicano, y terminó explotado por tres cañonazos consecutivos sin poder sacar out. Aprovechando un error de Everth, Cuba redondeó tres anotaciones y regresó al frente en la pizarra 5 por 4.

Hit de Carlos Benítez y dobles seguidos por la derecha y la izquierda conectados por Ayala y González, equilibraron el marcador 4-4. Entró Fidencio Flores por Wilton y lanzó para detener el ímpetu cubano, pero con un out, el error en tiro a primera de Everth Cabrera, fue aprovechado por González para anotar la quinta carrera, adelantando a Cuba 5-4. La aparición de lo fatal golpeó el ánimo de los aficionados, pero no el de Fidencio, quién enfrentó a 10 bateadores sin permitir hit, antes de entregarle la pelota al zurdo Pedro Torres. El jonrón de Guillermo Avilés en el octavo amplió 6-4 la diferencia, sellando la pizarra. Cuba disparó 10 imparables y los nicas 7, con un error de cada lado.