•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pese a la derrota sufrida ante la selección de Cuba en el primero de tres duelos amistosos, la selección de Nicaragua realizó anoche en el Estadio Nacional Dennis Martínez una destacada presentación que incluyó haber explotado al estelar abridor Lázaro Blanco en dos episodios. No se consiguió el triunfo, pero se batalló bravamente y los seleccionados pinoleros se mostraron orgullosos de haberse fajado ante un rival que goza de una calidad indiscutible.

“Fue un juegazo, le competimos a Cuba como nos lo habíamos propuesto. Ahora restan dos partidos y la idea es seguirnos entregando al máximo, como lo hicimos en el partido de hoy. Los cubanos saben que les jugamos bien”, manifestó el parador en corto Everth Cabrera. 

Por su parte, el pelotero venezolano nacionalizado nicaragüense William Vásquez manifestó que “nosotros tuvimos un comienzo muy bueno, fuimos agresivos en los primeros episodios y logramos establecer una ventaja, pero el picheo de relevo de ellos fue muy dominante y logró silenciarnos. Un aspecto en contra nuestro es que fallamos en momentos claves, de haber mostrado un bateo más oportuno la historia fuera distinta”.

“No importa que sea un partido de fogueo, uno trata de dar el ciento por ciento”, expresó el encendido Norlando Valle, quien además manifestó que “antes del partido estuve viendo algunos partidos en los que él (Lázaro Blanco) lanzó y eso me permitió estar listo para enfrentarlo. Le cacé un gran picheo y gracias a Dios salió el imparable. Me alegra mucho poder estar haciendo un buen trabajo con la selección”.