•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Nicaragua estuvo tan cerca y acabó tan lejos de la victoria ante Cuba.

Solo faltaban dos outs para ponerle fin a la racha de 20 partidos amistosos sin ganarle a Cuba, cuando el todopoderoso equipo isleño decidió levantarse para empatar 3-3 en el noveno y arrebatar el triunfo vía muerte súbita en el décimo inning.

La selección nicaragüense llegó al último tramo del juego ganando 3-1 y terminó cayendo 6-3 en el tercer juego de la Serie Internacional que los cubanos se agenciaron por barrida.

Fue en el segundo episodio cuando la pizarra sufrió la primera modificación y fue a favor de la tropa nicaragüense, que por segundo juego consecutivo agredió primero a los cubanos.

Elmer Reyes empezó el ataque con un sencillo, le siguió Wuillians Vásquez con un batazo dentro del cuadro que sirvió para moverlo a la intermedia y completó la ofensiva el experimentado Jilton Calderón, quien con un imparable a la zona del jardín central puso al frente a Nicaragua 1-0 y empujó a los aficionados a soñar con la posibilidad de un triunfo que se sintió posible en el primer juego (6-4) y se vio tan distante en el segundo (7-1).

Sin embargo, la artillería cubana, que suele darlo todo en el terreno de juego en busca de la victoria, empató las acciones un episodio más tarde.

Gustavo Martínez, que entre dificultades había logrado pintar los dos primero ceros, siguió con su descontrol en el tercero y esta vez no consiguió salir ileso.

Las selecciones de Cuba y Nicaragua tras el último juego. Omar García/END

Tras darle base por bolas a Juan Carlos Torriente, permitió imparable de Guillermo Avilés y llenó las almohadillas dándole pasaporte a Frederich Cepeda, dejando el escenario propicio para que luego apareciera Carlos Benitez y con un elevado de sacrificio consiguiera empatar el desafío 1-1.

Nuevamente el fantasma de la derrota aparecía haciendo señas amenazantes.

Jilton y Robles responden

Desde entonces, la igualdad en el marcador se mantuvo hasta el sexto episodio, cuando la selección nicaragüense desconoció al relevista Ulfrido García y con un ataque de cuatro imparables consiguió un par de anotaciones.

Elmer, Vásquez y Jilton, los mismos que se unieron para fabricar la primera carrera, rompieron el empate con imparables consecutivos, y Javier Robles, un emergente de lujo, demostró su indiscutible calidad fajándose en un turno peleado ante García, a quien con cuenta completa logró conectarle un triple que puso el juego 3-1 y encendió el júbilo en las tribunas.

Tras la salida de Jorge Bucardo, quien entró en relevo de Gustavo Martínez y durante tres episodios no les permitió anotaciones a los cubanos, apareció en la colina de los infartos Armando Montenegro, lanzador que salió luego de recibir un imparable de Roel Santos, el único hombre al que enfrentó. En su lugar entró Wilber Bucardo, víctima del cañonazo con el que Avilés acercó a los isleños 3-2 en la apertura del séptimo.

Partido nuevo y muerte súbita

Fue hasta en el noveno, cuando la victoria era casi una realidad para Nicaragua, que la artillería cubana volvió a la carga y explotando a Bucardo, uno de los mejores brazos disponibles en el bullpen nacional, empató el juego.

Cuba no perdonó a Nicaragua. Omar García/END

Con un out en la pizarra, Torrientes, Avilés y Cepeda ligaron hits consecutivos para forzar el 3-3 que súbitamente apagó el júbilo de la afición pinolera. Nicaragua no pudo quebrar el empate en su último chance y el juego se fue a extrainning.

En el décimo episodio se aplicó la muerte súbita y Cuba tuvo la oportunidad de poner a corredores en primera y segunda.

En ese contexto apareció Lázaro Cedeño, el ganador del Derby de Cuadrangulares, para conectarle a Fidencio Flores un doble por el jardín izquierdo y darle a su país ventaja de 4-3.

Sobre la misma jugada, Everth Cabrera cometió un error en tiro al home plate y permitió la quinta anotación isleña.

Acto seguido, Yunior Ibarra con un imparable explotó a Fidencio y reformó el marcador a 6-3, una ventaja que fue definitiva, pues la ofensiva nicaragüense no respondió en el cierre.

Con dos hombres en circulación, Campbell falló en línea al bosque derecho y Ofilio Castro bateó para doble play en el último acto de la tragedia. Se estuvo tan cerca de la victoria y se terminó tan lejos. No pudo evitarse la barrida.

Detalles

El triunfo fue para José Ángel García, la derrota para Fidencio Flores y el salvamento se lo apuntó Vladimir García. El artillero Guillermo Avilés fue premiado como el jugador más valioso.