•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Y si la temporada del PSG dio un giro definitivo a algunos minutos del final del ‹Clásico› del domingo ante el Marsella? La salida de Neymar en camilla podría provocar su baja ante el Real Madrid, en la vuelta de octavos de Champions, el partido del año para el gigante francés.

Lágrimas y optimismo forzado

Solo había que ver la mirada preocupada del presidente del PSG, Nasser Al-Khelaïfi, en el minuto 80, cuando Neymar cayó fulminado tras doblarse el tobillo derecho en una acción sencilla ante el defensa marsellés Bouna Sarr. 

El jugador fichado del Barcelona por 222 millones de euros inmediatamente hizo gestos de dolor, antes de salir en camilla con las manos en la cara mientras lloraba. “Yo he jugado el balón, no fui con la intención de hacerle daño, al contrario”, comentó Sarr en zona mixta.

Después de haber abandonado el estadio con muletas, el número 10 parisino pasó un reconocimiento médico en el Hospital Americano de Neuilly. En el aire solo una cuestión: ¿Estará disponible el 6 de marzo para el intento de remontada ante el Real Madrid (derrota 3-1 en la ida)?

Según médicos consultados por Le Parisien y Goal, Neymar “no sufre ninguna fractura ni una torcedura grave”, aunque “la evolución de la lesión será juzgada en las próximas 48 horas”.

Este lunes, el brasileño publicó una fotografía en las redes sociales en la que se veía su pie, vendado y con una férula, y se leía: ‘8:10 Terminado por hoy’.

A la espera de su evolución, el técnico del PSG, Unai Emery, se esforzó por mostrarse optimista, para intentar desdramatizar una goleada que de repente se convirtió en una pesadilla.

“Vamos a esperar los exámenes, vamos a ser optimistas”, declaró en rueda de prensa el domingo. “Si debo decir hoy sí o no, diría sí”, añadió sobre su presencia ante el Real Madrid.

En el Parque de los Príncipes algunos aficionados y analistas se preguntaron por qué Neymar permanecía en el campo en el minuto 80, solo dos días después de perderse un entrenamiento por un “síndrome viral”, a diferencia de Kylian Mbappé, retirado a la hora de juego, con el partido resuelto.

Ahora Neymar tiene 8 días para recuperar su tobillo y estar en condiciones de liderar al PSG en la remontada ante el Real Madrid.