•   España  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Athletic Club y el Valencia CF firmaron este miércoles un empate a un gol en San Mamés insuficiente para ambos equipos, ya que los leones no lograron engancharse al grupo de equipos que aspira a una séptima plaza que apunta a europea ni los “che” pueden aprovechar el tropiezo del Real Madrid en Cornellá-El Prat para ascender al tercer puesto de la tabla.

Adelantó al Valencia Geoffrey Kongdobia en la primera mitad, con un disparo desde la frontal en el minuto 23 no demasiado fuerte pero sí muy ajustado; y empató Óscar de Marcos al inicio de la segunda mitad, en el 49, con un lanzamiento parecido, aunque conectado a botepronto y más con la tibia que con el pie.

Fue una igualada, trabajada por ambos equipos, en un encuentro entretenido y quizás más escorado al 2-1 que al 1-2, si bien el empate fue un resultado justo que mantiene cuartos a los de Marcelino García Toral y duodécimos a los de José Ángel Ziganda.

Comenzó mejor el Athletic, que robaba con cierta asiduidad en la salida del balón valencianista y encadenó hasta cuatro oportunidades de cierto peligro. La primera de San José, tras robo, que se encontró con Neto muy firme; las dos siguientes sendos golpes francos directos de Beñat, que no encontró portería en ninguno de ellos; y la cuarta de Susaeta, al que bloqueó Kondogbia el disparo tras un buen centro pasado de Raúl García.

Insistió el Athletic y en una llegada al área Murillo salió al paso de la entrada al área de Susaeta, hay un ligero contacto y el árbitro señala penalti. Lo ejecutó Aduriz a la derecha de Neto, el meta brasileño le adivinó la intención y cazó el lanzamiento.

Levantaron pronto el ánimo los de Ziganda, que igualaron el choque nada más volver de vestuarios con un disparo de Marcos calcado al de Kongdobia del 0-1, desde la frontal y ajustado al palo. Aunque el lateral local chutando más con la tibia que con el pie y a botepronto.

Una caída de Gaya en el área y un golpe franco de Parejo fue la respuesta del Valencia antes de entrar en el tramo del partido en el que a dos equipos que no les vale demasiado el empate empiezan a pensar que es mejor un punto que ninguno. Aun así, ambos buscaron el segundo, aunque sin éxito.