•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Aunque las estadísticas del equipo de futbol de la UNAN-Managua están en su contra y el panorama no es el más favorable, el presidente de esa institución Wilber Altamirano, ambienta con plena seguridad que no descenderán de la Primera División y confía en que Luis Vega, designado como director técnico ante la renuncia del uruguayo Carlos Garabet Avedissian, sacará a flote al equipo.

“Lo tangible será que el equipo no va a descender, esa seguridad sí la tenemos. Son situaciones que pasan con grandes clubes, es una mala racha que tenemos, pero estamos trabajando poco a poco para limpiar el camino. Entre jugadores y cuerpo técnico tendrán que trabajar para que se comience a dar los resultados positivos”, manifestó el regente del club académico.

Los universitarios permanecen en la décima posición del torneo de Clausura de la Liga Primera con 4 puntos, producto de una victoria, un empate y cuatro derrotas, mientras que en la clasificación general es noveno con 20 puntos, encontrándose en zona de repechaje para garantizar la permanencia. Solo tres unidades separan a la UNAN del puesto de descenso directo, en el que de momento se encuentra el San Francisco FC de Masachapa.

Dicho panorama convierte en mayúsculo el reto de Vega frente al equipo académico, pues tendrá la asignatura de conseguir lo que no pudieron Daniel García, Edward Urroz y recientemente Avedissian, convertir a la UNAN en un equipo ganador que compita por levantar trofeos y no por evitar el descenso, sobre todo cuando dispone de un plantel talentoso. 

“Se le está dando mucha confianza al técnico, no vamos a dejar de evaluarlo, pero no te podría decir cuánto tiempo tendrá Vega para demostrar que puede levantar al equipo, le vamos a dar el tiempo necesario para que él se acople y los jugadores adecúen la filosofía que él implemente”, refirió Altamirano, quien pese al mal momento que atraviesa la UNAN sale a dar la cara para ser el primero en ambientar su confianza en los jugadores y cuerpo técnico. 

Un solo objetivo, tener éxito

La posición del regente de la UNAN es la de un padre que confía en las capacidades de su hijo frente a los desafíos que afrontará en su vida. La palabra “éxito” es el común denominador cuando se refiere a las expectativas que tiene del club, pues entiende que la confianza es primordial en la búsqueda del éxito.

“Le brindamos la confianza para que asuma las riendas (a Vega), sabemos que es un reto muy complejo por la situación que atravesamos, pero no confiamos en su capacidad y experiencia para que saque a flote al equipo. Los jugadores están enfocados en seguir el camino hacia el éxito”, consideró Altamirano, quien a su vez indicó que pasó la página del tema Avedissian, al que la UNAN liquidó en buenos términos.

“Siempre se le dio su lugar como profesional, se despidieron los jugadores que él consideró que no debían estar en el proyecto, nunca se obstaculizó nada, al contrario se le aperturó siempre todo lo que él requirió. Él decidió poner su renuncia. Se finiquitó su contrato, se le liquidó y llegamos a un feliz término entre club y su persona”, remarcó.

Para cerrar el capítulo de Avedissian, Altamirano hizo énfasis en que “la directiva evalúa cada partido, para analizar los factores por los que se falló o bien se ganó un juego. Eso es parte de un proceso para enriquecer los éxitos que se puedan tener, jamás se han obstaculizado los procesos, no somos entorpecedores”. 

“Si bien los jugadores son evaluados por el técnico, nosotros nos encargamos de evaluarlo a él tres veces más, el entrenador es el instrumento pedagógico que va llevando el proceso para tener éxito y si los resultados no se están dando tenemos que tomar las medidas necesarias”, dijo.