•   España  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Getafe, con goles de Ángel, Jorge Molina y Bóveda en propia puerta, venció con comodidad a un Deportivo muy vulnerable en defensa que sigue sin ganar con Clarence Seedorf de entrenador y encadena cinco partidos sin marcar un tanto.

La intensa lluvia que cayó sobre el césped del Coliseum Alfonso Pérez condicionó sin duda el partido, puesto que el agua provocó durante la primera mitad charcos en algunas zonas del campo y el balón rodó lento en los pases.

El primero en probar suerte para entrar en calor fue el Getafe con un cabezazo de Jorge Molina en el primer palo que no cogió puerta con su remate.

Más cerca estuvo de abrir el marcador su compañero Ángel Rodríguez, que a los 18 minutos lanzó un disparo desde fuera del área que obligó a Rubén a estirarse para despejar el balón.

El Deportivo salió algo tímido al césped y su propuesta de juego no inquietó lo más mínimo al Getafe, que apenas sufrió en defensa ante la inoperancia que mostró su rival en los metros finales con Adrián y Lucas Pérez muy poco participativos.

Antes del descanso, el Getafe golpeó al Deportivo con el primer gol. Fue tras un pase en profundidad al carril derecho de Portillo sobre Amath, que el senegalés cruzó ante la salida de Rubén y Ángel, en línea de gol, empujó al fondo de las mallas.

Sin casi tiempo para que el Deportivo se recompusiera, el equipo madrileño marcó el segundo con otra jugada de Ángel, cuyo centro despejó mal hacia su propia portería Eneko Bóveda.

El descanso no le sentó nada bien al conjunto gallego, que siguió jugando a merced del ritmo que marcó el Getafe, sobre todo a las órdenes de Sergio Mora, que, a sus 38 años, dio un recital de toques y pases.

A los 52 minutos el Getafe pudo marcar el tercero con un potente disparo desde fuera del área de Amath, que despejó a córner con una buena estirada de Rubén, que vivió una noche para olvidar.

El mal partido que realizó el Deportivo se plasmó en el tercer gol del Getafe, fruto de un fallo de Bóveda al errar una cesión a su portero y que Jorge Molina aprovechó para levantar el balón ante Rubén.