•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El lanzador nicaragüense Jonathan Loáisiga está dispuesto a abrirse espacio en el equipo de los Yanquis de Nueva York –cuanto antes– y convertirse en el primer pinolero en la historia que sube a las Grandes Ligas con esa franquicia. Ayer, Loáisiga debutó en el spring training ante los Bravos de Atlanta que cayeron 5-4 ante los “Bombarderos del Bronx”, lanzando un inning sin hit ni carrera, dio un golpe y ponchó a dos rivales, luciendo una efectividad de 0.00.

El espigado pícher, de 23 años de edad, entró en la apertura de la octava entrada relevando a Tommy Kahnle. Ante Ray Patrick Diddier, Loáisiga realizó tres lanzamientos, todos strikes para poncharlo. En seguida golpeó a Kade Scivicque con el primer lanzamiento que ejecutó, pero lejos de desenfocarse ajustó su brújula y con tres lanzamientos ponchó a Austin Riley, quien los abanicó todos.

Menos trabajo le dio Lane Adams, quien intentando sorprender a Loáisiga le tiró al primer picheo que lanzó el nica y sacó un elevado al jardín central que capturó Rashad Crawford para el tercer out. El pícher capitalino abandonó el montículo del Estadio George M. Steinbrenner Field con el pecho erguido y con la seguridad de que sumó puntos importantes, de cara a que los Yanquis le den la promoción a Ligas Mayores.

¿Se imaginan ver a Loáisiga esta temporada en el mejor beisbol del mundo, fajándose en un equipo que reforzó su ofensiva con Giancarlo Stanton y que dispone de un staff de picheo liderado por Masahiro Tanaka? Lo demostrado ayer invita a creer que podría ser posible, dispone de los recursos necesarios para comenzar a brillar en la Gran Carpa.

Raudes se faja

Este viernes también debutó en los entrenamientos primaverales el lanzador pinolero Roniel Raudes, quien pertenece a los Medias Rojas de Boston, y fue designado para lanzar el cierre del noveno episodio ante los Cardenales de San Luis, que cayeron 9-6. En su labor el nica permitió dos imparables, una carrera, dio un golpe y quedó con efectividad de 9.00.

Raudes, de 20 años de edad y 6 pies 1 pulgada de estatura, fue recibido con imparable de Harrison Bader, tras ejecutar apenas su primer lanzamiento. El segundo disparo del nica fue para golpear a Patrick Wisdom, poniéndose en una compleja situación con par de corredores en las almohadillas sin outs. En seguida 

Roniel respiró tranquilo por primera vez luego que Adolis García bateó un rodado y fue puesto out en la inicial, sin evitar el avance de Bader y Wisdom. Sin embargo, Edmundo Sosa le conectó el primer lanzamiento que le ejecutó Raudes e impulsó a Bader al home. Aunque la bateada de los Cardenales pintaba para más, Roniel dominó a Andrew Knizner y Luke Voit para conservar el triunfo de los Red Sox.