•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde antes que se inventara el humo y se conociera el espejo, los Juegos Centroamericanos y del Caribe, en los cuales debutamos en 1935 en San Salvador, han constituido un reto mayúsculo para nuestro pequeño deporte. Muy difícil de hacernos ver. Recientemente, en Veracruz 2014, con 164 atletas, se obtuvo siete medallas, dos de plata, una proporcionada por el beisbol, y cinco de bronce. En esta ocasión, Nicaragua llegará a Barranquilla con más de 120 competidores, algunos en dependencia de atravesar por clasificaciones como el karate, el taekwondo, el boxeo y la lucha.

Las tres de oro 

Nicaragua ha estado presente consecutivamente en 20 de las 22 ediciones del evento regional con más historia en el deporte, que nació en 1926 en México. A lo largo de 83 años, nuestros atletas, moviéndose permanentemente entre limitaciones, solo han conseguido tres medallas de oro: la primera en 1950 en los Juegos de Guatemala, proeza firmada por el pugilista Gustavo Vega, conocido como “Kid Centella”, obviamente miembro de nuestro amplio Salón de la Fama; la segunda en 1993, durante los Juegos realizados en Ponce, Puerto Rico, consecuencia de un triunfo sorprendente del nadador Walter Soza en los 200 metros cuatro estilos; y la tercera, hay que agradecérsela a la tiradora rusa nacionalizada Svetlana Katchenko en los Juegos del 2002 en San Salvador.La selección de beisbol de nicaragua aspira a traer una medalla. Bismark Picado/END

Nicaragua arañó una de oro en los Juegos de 1990 en México, cuando el pimponista Oscar Molina flaqueó súbitamente teniendo contra las cuerdas y dentro de las brasas al dominicano Juan Vila, en una final de infarto. Según el informe de estos juegos, Nicaragua muestra un total de 67 preseas, 3 de oro, 15 de plata y 49 de bronce. En Veracruz 2014, tanto Costa Rica, Honduras y Panamá, igual que Nicaragua, consiguieron una de oro, El Salvador, dos, y Guatemala, cuya superioridad en el vecindario no admite la menor discusión, un total de 15. Esto dice claramente lo bajo que vuela el deporte estrictamente centroamericano cuando sube al piso en el que se mueven los países del Caribe.

Presencia femenina

Los Juegos de Barranquilla, ciudad que saltó al tapete al rescate de Quezaltegando, corta en presupuesto, se inician el 19 de julio, días después de finalizada la Copa Mundial de Futbol, y se extenderán hasta el 3 de agosto. En esta ocasión, Nicaragua garantiza una llamativa presencia femenina, lo cual tiene significado como lo apuntan consideraciones de nuestros dirigentes olímpicos, encabezados por Emmett Lang, quien al mismo tiempo es presidente del CON y de Ordeca. Con 20 participantes en la selección de futbol y 15 en balonmano, hay aseguradas 35 mujeres, más 5 en judo, 5 en pesas, 3 en remo, y los agregados en otros deportes que pueden aproximar a 60 la cifra.​

Como siempre, pese a todo lo que se puede decir, la mayor atracción gira alrededor de la Selección de Beisbol, que hace cuatro años en Veracruz, con el apoyo de los brazos de Wilton López y Juan Carlos Ramírez, le disputó a Cuba la medalla de oro, quedándose con la de plata. Se espera un torneo muy fuerte en este deporte de tanta popularidad en la región. Puerto Rico ha nombrado mánager al ex big leaguer Juan “Igor” González, con la seguridad de poder proporcionarle el material humano requerido para pelear el oro. Ese también será el objetivo de Dominicana, México, Venezuela y el local Colombia. Barranquilla es una ciudad que comparte su afición por el beisbol y el futbol.Oscar Molina ha sido el más grande pimponista pinolero. Archivo/END

¿Qué se persigue?

En remo, un deporte muy productivo en los últimos Centroamericanos, van 10 competidores, 4 mujeres y 6 varones; en pistola 3 hombres, en pista y campo 2 y 2, en natación 2 y 2, en judo la relación es 5-4 a favor de las mujeres, y en pesas 5-1. En estos juegos no se incluye el billar entre los 36 deportes establecidos. Este fue el deporte más productivo aquí en el mes de diciembre, en los Centroamericanos, que como hemos apuntado reiteradamente, es el más discreto de los eventos deportivos regionales​

¿Qué es lo que se perseguirá en Barranquilla? Naturalmente, agregar una de oro, pero eso es un reto gigantesco. Desde 1950 pasaron 43 años para que Svetlana, nacionalizada, consiguiera el tercero y último en tiro. El beisbol siempre ha sido considerado como una posibilidad y hoy Cuba no es tan dominante. Hay que ver cómo llegan armados los rivales más calificados del área, que difícilmente podrán contar con figuras de las Ligas Menores. Normalmente, Dominicana, con más 200 peloteros en los campos de entrenamiento, debería de ser el favorito, pero no podrá contar con 25 de ellos.El boxeo nicaragüense dejó dudas en los pasados juegos centroamericanos.Bismark Picado/END

A pisar acelerador

Con tres meses y medio por delante, hay timbres de urgencia sonando en las diferentes federaciones, haciendo llamados para pisar el acelerador a fondo. Intensificar la preparación y contar con adiestradores competentes es una exigencia a esta altura. Barranquilla espera que el deporte pinolero muestre avances respecto a sus anteriores presentaciones. Como en otros tiempos, tumbar marcas nacionales aprovechando el nivel de competencia de los oponentes, es la principal pretensión. Por ahora, el rancho de nuestro deporte debe entrar en una gran agitación. Los Centroamericanos y del Caribe platean enormes exigencias.